por Busani Bafana

Nawsheen Hosenally estaba harta de escuchar en todas las conferencias que iba que la agricultura no resultaba atractiva para los jóvenes. Así que la joven de 29 años, recibida de sistemas de información y extensión agrícola, decidió hacer algo para remediar la situación.

Fue así que ella, originaria de Mauritania, y su esposo, un periodista burkinabé, decidieron fundar Agribusiness TV, que se puede ver en su sitio web, donde hay vídeos cortos sobre jóvenes empresarios que hicieron carrera en la agricultura.

“Nuestro eslogan es ‘ver para creer’. Las historias que muestran logros en la agricultura tienen un impacto mayor que, por ejemplo, solo leer una publicación que diga lo mismo. Lentamente, los jóvenes ven a la agricultura de otra forma”, explicó.

África tiene 60 por ciento de las tierras cultivables del mundo, sin embargo el continente tiene dificultades para eliminar la pobreza y el hambre, pues la mayoría de sus pequeños agricultores son personas mayores con una menor productividad que antes.

Por ello, muchos jóvenes con teléfonos móviles y aplicaciones móviles, como YouTube y Facebook, buscan revertir esa situación.

La probabilidad de que la agricultura impulse la recuperación económica es enorme, como también lo son las dificultades de atraer a los jóvenes a un sector que emplea a más de 60 por ciento de la población africana.

La población africana se duplicará a 2.500 millones de personas en los próximos 40 años, según proyecciones de especialistas. Una situación que ejercerá una gran presión sobre los gobiernos africanos, que tendrán que ofrecer más alimentos, energía, empleo, vivienda, salud y mejores estándares de vida para sus ciudadanos.

La digitalización de la agricultura ofrece oportunidades para que los jóvenes empresarios creen modelos empresariales innovadores que aceleren la modernización del sector, explicó Michael Hailu, director del Centro Técnico para la Cooperación Rural y Agrícola, con sede en Holanda.

“La gente joven puede identificarse al ver a otros haciendo algo porque se preguntan ‘¿por qué yo no?’”, observó Hosenally.

“Al mostrar que los empresarios y agricultores pueden ser jóvenes y exitosos, se cambia la narrativa del sector”, explicó. Y cada vez son más los que visitan Agribusiness TV en busca de inspiración y consejos.

El canal tambień tiene una aplicación para teléfonos, que alcanzó 500.000 visualizaciones en su primer año, en 2012, y en seis meses pasó a un millón, y en la actualidad ya son más de ocho millones, además de 180.000 seguidores en Facebook y casi 18.000 suscriptores en YouTube.

“Lo pensamos para teléfonos móviles porque apuntábamos a los jóvenes”, explicó Hosenally.

“Las estadísticas son realmente muy buenas y muestran que la audiencia no para de crecer, pero en términos de historias, vemos un mayor impacto en las respuestas que nos llegan”, apuntó.

“El primer impacto es cuando alguien aparece en Internet. De repente, se vuelve una estrella en cuanto el video se publica. Algunos logran 100.000 visualizaciones en menos de 24 horas. Su visibilidad es lo que permite las interconexiones y otras oportunidades”, explicó Hosenally.

Un criador de cerdos de Burkina Faso apareció en Agribusiness TV, diciendo que quería ampliar su negocio y plantar, pero que no tenía un tractor. Y un compatriota suyo en España vio el video y le donó uno. Ese es el impacto que queremos ver”, subrayó.

Hosenally también creó una tienda que vende productos con valor agregado para jóvenes y mujeres en Burkina Faso a través de una página de Facebook.

Más de 1.300 millones de personas trabajan en la agricultura en el mundo, uno de los mayores empleadores del mundo y fuente clave de ingresos, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Modelos agrícolas

En Ghana, los jóvenes no aprecian la agricultura porque solo ven a agricultores mayores y pobres que apenas llegan a fin de mes, observó Michael Ocansey, especialista en computación y fundador de AgrocCenta, una plataforma en línea que vincula a pequeños agricultores con grandes organizaciones agrícolas en ese país.

“Muchos jóvenes dejan sus comunidades agrícolas para irse a las ciudades en busca de unas ilusorias pasturas más verdes”, observó. “En AgroCenta cambiamos eso mejorando la situación económica de los pequeños agricultores, y haciendo más atractiva la agricultura para las generaciones más jóvenes”, añadió.

Por su parte, Lilian Mabonga, directora de programa de la Fundación Ustadi, con sede en Kenia, coincidió: “Muchos jóvenes no ven a la agricultura con buenos ojos, suele ser algo que haces cuando te jubilas”.

“Los jóvenes son mayoría en mi país, y la agricultura emplea a más de 40 por ciento de ellos y es responsable de 26 por ciento del producto interno bruto, a la vez que es el medio de vida de más de 80 por ciento de la población”, precisó.

Barreras para jóvenes empresarios

A los jóvenes les puede resultar difícil planificar su futuro en la agricultura. Muchos no tienen acceso a tierras ni a infraestructura, y no tiene capacidades ni conocimientos, así como poca información sobre mercados y finanzas.

El mercado de la agroindustria africana ascendería a un billón (millón de millones) de dólares para 2030, según el Banco de Desarrollo Africano.

El artículo original se puede leer aquí