Maniobra económica: toda promesa es deuda…

11.10.2018 - Rocco Artifoni

Este artículo también está disponible en: Italiano

Maniobra económica: toda promesa es deuda…

Cada promesa es una deuda: esta es quizás la frase que mejor resume la maniobra económica del Gobierno.

En la campaña electoral, las dos fuerzas políticas mayoritarias hicieron muchas promesas a los votantes. Para cumplir esas promesas, ahora tenemos que gastar en déficit, porque las arcas del Estado están vacías, de hecho, están llenas de deudas. Esta situación no es ninguna sorpresa: todos los observadores atentos ya en la campaña electoral lo habían previsto. Pero el pueblo votó de esta manera por mayoría y como resultado llegamos a la “maniobra popular”. Entonces ¿está bien?

De hecho, hay varias razones para decir que esto no es nada bueno. En primer lugar, esta retórica repetida sobre el “pueblo” es exagerada y está fuera de lugar. Cabe recordar que la Constitución también establece un límite a la soberanía popular (art. 1). No todo puede ser decidido por el pueblo y no todas las decisiones pueden ser tomadas por mayoría simple.

Por ejemplo, el referéndum popular está prohibido para ciertos asuntos: leyes fiscales y presupuestarias, amnistía e indulto, autorización para ratificar tratados internacionales. Simplificando, por razones fácilmente comprensibles, no se puede (y es inútil) preguntar a los votantes si quieren pagar menos impuestos…

Hay un segundo punto no menos importante. Desafortunadamente, los miembros del gobierno a menudo cometen el error de atribuirse a sí mismos la voluntad del pueblo. Dicen: la gente está con nosotros, las encuestas nos dan la mayoría, la gente nos aplaude. Sin embargo, todos debemos saber que las personas son consideradas como un solo cuerpo sólo en los regímenes dictatoriales. En una sociedad democrática las personas son plurales, como la palabra “people” en inglés.

Reducir y simplificar la voluntad del pueblo, haciéndola exclusivamente suya, no es una buena señal para la democracia. El liderazgo no es el mejor fruto, sino un vicio de los sistemas políticos modernos. En cambio, es la participación la que da profundidad a una comunidad democrática, no la delegación a una clase política, a un partido, a un líder.

Un viejo dicho nos insta a tener en cuenta en nuestras decisiones los efectos en las próximas siete generaciones. Una “maniobra popular” debe considerar seriamente las consecuencias para la posteridad. Persistir en la senda de un mayor endeudamiento con el Estado italiano, que ya tiene una deuda muy elevada, es condenar a la gente de mañana y pasado mañana. ¿Qué padres legarían una deuda a sus hijos? La familia Italia está demostrando ser degenerada, ya que persiste en poner enormes cargas sobre los hombros de la posteridad, un pueblo de súbditos endeudados por padres y abuelos.

Italia es un país donde no hay escasez de recursos. Todos los datos y estadísticas muestran que el presupuesto del Estado podría cerrarse en equilibrio, e incluso en superávit. La deuda también podría reducirse y cancelarse. Este sería un camino a seguir con decisión: no porque Europa nos lo pida, sino porque es justo y conveniente. Es bien sabido que durante 25 años la diferencia entre ingresos y gastos (superávit primario) del presupuesto italiano ha sido positiva. Es una pena que este beneficio nunca sea suficiente para pagar los intereses de la deuda, y mucho menos para reducirla. Una deuda, como bien saben los ciudadanos que han estado en esta situación, es un mecanismo que corre el riesgo de convertirse en un callejón sin salida, sobre todo si los tipos de interés son tan altos que se convierten en usureros.

Por lo tanto, bienaventurados los que no necesitan endeudarse. Porque al final son siempre las personas las que tienen que pagar tanto la deuda como los intereses. Es por eso que una maniobra del pueblo que aumenta la deuda es en realidad una maniobra contra el pueblo. O mejor dicho, es una maniobra contra los pobres, porque los pobres siempre están del lado de los deudores, mientras que los ricos están del lado de los acreedores.

Incluso los que están al timón del gobierno deben saber: la deuda es en realidad una promesa anulada, ya que se convierte en el principal obstáculo para la realización de cualquier promesa.

Categorías: Europa, Política
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


video 10 años de Pressenza

10 años de fotoperiodismo Pressenza

App Pressenza

App Pressenza

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.