ILVA como paradigma de la malsana industrialización italiana

19.10.2018 - Andrea Intonti

Este artículo también está disponible en: Italiano

ILVA como paradigma de la malsana industrialización italiana
(Imagen de PeaceLink)

por Andrea Intonti

Armas (Salto di Quirra); residuos tóxicos y no tóxicos – como en la  “tierra de incendios” en Campania o bajo la autopista Brescia-Bérgamo-Milán (BreBeMi); producción industrial sin restricciones de protección al medio ambiente o de la salud: estos son los tres pilares sobre los que, desde 1948 hasta hoy, los gobiernos de diferentes colores, duraciones y sensibilidades han vendido el medio ambiente y la salud de los ciudadanos italianos en aras de un beneficio sin planificación, de políticas económicas y de empleo que nos garantizaban puestos de trabajo y los cánceres que ahora llevan a Italia a tratar con niños nacidos deformes (Augusta-Melilli-Priolo), animales modificados genéticamente y leche materna a base de dioxinas. Un modelo económico que también hemos exportado, con barcos llenos de residuos que luego se hundieron en el Mediterráneo o se enviaron como parte de la (mala) cooperación italiana.

Una Italia vendida que permitía cementar lo que no podía ser cementado, corromper a varios niveles institucionales, ocultar los datos hasta llegar a matar, más o menos directamente, con venenos y golpizas: este es el caso, que nunca se ha establecido de forma definitiva, de Salvatore Gurreri, asesinado la noche del 12 al 13 de junio de 1992, probablemente porque era el único «obstáculo» para la construcción de la planta de Isab en Marina di Melilli.

Desde la Ilva de Tarento hasta el Caffaro de Brescia, desde el Montedison de Porto Marghera, pasando por el «triángulo de la muerte» entre Augusta, Melilli y Priolo hasta  Ceprano y el río Sacco, ahora es posible emprender una investigación histórico-geográfica de esta «Italia de los venenos», como se la denomina a menudo. Una investigación que de norte a sur, incluyendo las islas, habla de la transformación de esa gran industria en la que se basa el «milagro» italiano de la posguerra, en los principales acusados de envenenar el medio ambiente y los cuerpos, hasta el punto de que hoy muchos de esos lugares son declarados «en alto riesgo de crisis ambiental».

Una transformación que se inicia oficialmente el 10 de julio de 1976, cuando 300 gramos de dioxina -pero las investigaciones posteriores llegarán a hablar de incluso 15 a 18 kg- fueron expulsados como consecuencia de una falla del sistema de control de un reactor, en el aire sobre las instalaciones de Icmesa (Hoffman-La Roche) en Seveso, desde el que también se inicia la historia del  tráfico de residuos tóxicos en nuestro país y la Unión Europea lanza la directiva homónima sobre seguridad industrial – la primera sobre el tema – que requeriría, entre otras cosas, el censo de sustancias y procesos nocivos, la construcción de instalaciones fuera de las ciudades y la elaboración de planes de emergencia en caso de accidente. Requeriría, a condición, porque la historia del medio ambiente italiano vendido irá en una dirección completamente diferente. Paradigmáticamente, en este sentido, es la historia de Ilva de Tarento, donde todo ello está encerrado en un «único, coherente» y criminal «marco político«.

El (falso) cuento de hadas de Tarento prospera

El 27 de noviembre de 1964, el Presidente de la República, Giuseppe Saragat, inauguró el cuarto centro siderúrgico italiano en Tarento, además de los de Nápoles-Bagnoli (en funcionamiento desde 1905), Piombino (1911) y Génova-Cornigliano (1953, pero ya listo en 1942), todos bajo el control de Italsider, del grupo Iri[1].

Para la ciudad de Apulia, este fue el final de una crisis de empleo -y por lo tanto económica- debido al colapso de la producción bélica, a la que Tarento está profundamente ligada gracias a la presencia del Arsenal Militar (inaugurado en 1889) y de los Astilleros Tosi (1914), que estructuraron el urbanismo de la ciudad: las primeras 258 hectáreas de la planta se han abierto junto al mar -de donde provenían las materias primas- y en dos grandes autopistas italianas, como son la Roma-Nápoles y la autopista jónica.

En la primera década de producción, la renta per cápita de los agricultores que se reciclan como trabajadores aumentó en un 274%, mientras que en la década de 1980 la planta ya estaba repartida en 1.500 hectáreas, donde 200 km de pistas, 50 km de carreteras y 190 km de cintas transportadoras sustituyeron a 20.000 olivos. Una operación, bien remunerada, que reporta la rigurosa vigencia del controvertido oleoducto Tap.

La «ciudad» de Italsider engulle a la ciudad de Tarento en un «bárbaro proceso de industrialización»[2], mientras que en 1965 se firmó la primera ordenanza sobre las aguas residuales de la planta, rápidamente censurada por los demócrata-cristianos, que dirige el Área de Desarrollo Industrial y el gobierno nacional (Moro II).

Entre el trabajo y el medio ambiente, es este último el que está perdiendo, en una fase histórica en la que la cultura ambientalista aún no está extendida, tanto en Tarento como en el resto de Italia[3].

El «cuento de hadas» de la ciudad más próspera del sur de Italia no duró mucho: los  primeros en gritar «el rey está desnudo» son los sindicatos, y en 1972 obligaron a la empresa a tomar algunas precauciones medioambientales (como la instalación de filtros para chimeneas) y luego, el pretor Franco Sebastio, condenó en 1982 a la alta gerencia de la empresa por sus emisiones nocivas. Sin embargo, la sentencia es ridícula: 15 días en prisión que luego se convirtió en una multa, en un juicio que ve entre los testigos también a los ciudadanos de los distritos de Tamburi, Pablo VI y la ciudad vieja, los más expuestos al polvo producido por Italsider, que ya no parece ser tan inofensivo. Barrios en los que, cuando el viento del noroeste está lleno de venenos (en los llamados «días del viento«) obliga a cerrar las ventanas y las escuelas, lo que se suma al daño medioambiental y sanitario que supone para la educación de los niños.

Sin embargo, fue la política de liquidación de las empresas Iri en los años 90 -incluido Italsider- la que cerró definitivamente el capítulo «Tarento florece».

En 1995, el Estado adquirió más de 7 billones de liras en la venta de la planta de Tarento[4] -que regresó bajo la imagen de «Ilva Spa»- al grupo Riva, que en aquel momento era una de las empresas más importantes de la industria siderúrgica italiana.

Desde hace cinco años, la zona de Ilva está declarada por el gobierno «en alto riesgo de crisis ambiental», pero en el acuerdo con la Riva no hay ningún indicio de protección del medio ambiente o de la salud. La nueva propiedad, en cambio, establece departamentos de confinamiento – una práctica que todavía está de moda hoy en día en muchas grandes industrias italianas – y utiliza la ley sobre los beneficios por la exposición al asbesto para reemplazar a los viejos trabajadores sindicalizados por trabajadores más jóvenes, más precarios y por lo tanto más sensibles a salarios seguros que a la protección de la salud.

Elección que diez años después – mientras que los líderes del grupo son definitivamente condenados por intento de violencia privada y mobbing (acoso laboral) – convierte el «cuento de hadas» de la próspera ciudad en la pesadilla de la crisis sanitaria: con 93 gramos emitidos cada año, la Ilva de Tarento es la mayor fuente de dioxinas de Europa, donde el límite se establece en un gramo al año. Una información pública -pero poco conocida- que la asociación PeaceLink descubrió en 2005 en el Registro Europeo de Emisiones Contaminantes. «Lo más absurdo», denuncia Alessandro Marescotti, presidente de la asociación a la periodista Marina Forti[6] «es que»

los datos sobre las dioxinas figuraban en el registro europeo porque fueron proporcionados por las instituciones italianas; sin embargo, no consideraron necesario alertar a las instituciones locales.

Del «cuento de hadas» a la pesadilla: la crisis sanitaria revela el «modelo Riva»

El daño genotóxico de las dioxinas y «similares a las dioxinas»[5] -es decir, capaces de modificar el ADN- ha sido constatado por la Unión Europea desde 2001, pero en 2006 Italia decidió no incluir en el nuevo Código Medioambiental el límite de emisiones de dioxinas, fijado por el Protocolo de Aarhus en 0,4 mg/m3.

En los próximos años, los niveles de contaminación producidos serán incluso superiores a los de las primeras denuncias, alcanzando los 170 gramos anuales en 2008. Quejas que no proceden de las instituciones, sino de las comisiones de ciudadanos y médicos, que pagan los análisis de su propio bolsillo. Siempre es una colecta –
gestionada por la asociación «Arco Iris en el corazón» – la que en 2017 permite la apertura del departamento de oncohematología pediátrica del hospital SS. Annunziata, mientras los gobiernos nacionales, con doce decretos
«Salva-Ilva», dejan clara su posición al respecto.

Es una subestimación del daño que priva a Italia de la biomonitorización a gran escala, capaz de «perfilar» la evolución geográfica y temporal de las enfermedades y de las sustancias tóxicas, y que pesa tanto en términos de costes económicos y sanitarios -públicos y privados- como de opciones políticas. «El problema», señaló a Linkiesta.it en 2012 Giuseppe Merico, entonces jefe de pediatría de la SS. Annunziata, es que

estas mutaciones se transmiten durante dos generaciones, por lo que los niños las transmitirán a la siguiente generación.

Mientras tanto, en el año 2000, las 4.383 hectáreas del área de Ilva se convirtieron en un Sitio de Interés Nacional (SIN) -que no incluye el distrito de Tamburi- y de las cuales en el 2017 solo fue reclamado el 8%, mientras que la alta gerencia de la empresa -desde Riva hasta los ex directores Luigi Capogrosso, Antonio Lupoli y Ruggero Cola hasta los ex comisionados Piero Gnudi y Enrico Bondi- a lo largo de los años es acusada, entre otros, de los siguientes delitos

  • desastre ambiental culposo y doloso;
  • envenenamiento por alimentos;
  • el incumplimiento deliberado de las precauciones contra los accidentes de trabajo;
  • fundición y vertido de sustancias peligrosas

Desde el punto de vista judicial, el punto de inflexión se produce el 21 de enero de 2013: la detención en Londres de Fabio Riva -vicepresidente del grupo del mismo nombre e hijo del mecenas Emilio- es el momento más noticioso del juicio por el medio ambiente vendido en Tarento, uno de los más importantes de la historia de Italia. Sólo «Medio Ambiente vendido» es el nombre que en 2012 (y luego en 2016) la Fiscalía de Tarento elige para la investigación de los daños ambientales y a la salud producidos por Ilva. El proceso es puesto a cero por el Tribunal de Apelaciones
por un defecto formal, y luego se reinicia desde cero en 2016.

Otra investigación judicial – «Environment sold out» de 2012 – relata el papel de «tejedor» desempeñado por Girolamo Archinà, antiguo responsable de las relaciones exteriores de Ilva, en la red de relaciones en la que se ha basado el poder de la familia Riva durante décadas. Una red que ha mantenido unidos a la política y al clero, a las fuerzas del orden, a los periódicos y a las universidades.

Vender el medio ambiente y la salud como política industrial

Tanto en Tarento como en Porto Marghera, en Perdasdefogu como en el triángulo Augusta-Melilli-Priolo o en el «país de incendios» de Brescia y Campania, para opciones políticas precisas y paracriminales se ha vendido el medio ambiente junto con el futuro de nuestro país: la salud de los niños y de los bebés (de 0 a 14 años de edad, los más afectados), que en Tarento tienen en el primer año, una expectativa de vida veintiún veces menor a la de los niños del resto de Apulia (y un 23% inferior en la franja de 1 a 14 años).

La causa principal, según los análisis más recientes, es la contaminación atmosférica de origen industrial -que en Tarento se expresa principalmente en dioxinas, dióxido de azufre (SO2, que en contacto con las membranas mucosas se transforma en ácido sulfúrico-, benzo(a)pireno, naftaleno y Pm10, que provocan enfermedades neurológicas y cardíacas e infecciones respiratorias, renales y digestivas. Los análisis realizados sobre los habitantes de los barrios de Tamburi y Pablo VI – además de Massafra y Statte[8] – destacan

  • aumento de las enfermedades respiratorias del 24% en los niños del distrito de Tamburi y del 26% en los del distrito de Pablo VI;
  • +10% infarto de miocardio;
  • +9% enfermedad debida a los efectos del dióxido de azufre industrial (+29% para el infarto de miocardio y +17% para el cáncer de pulmón);
  • + 5% tumores pulmonares;
  • +4% de mortalidad por exposición a polvo fino

Pm10 (+29%) y SO2 (+42%) también son responsables del aumento del cáncer de pulmón. El Instituto Superior de Sanidad también señala que en Tarento la exposición a los metales pesados lleva a una disminución – en unos 10 puntos – en el coeficiente intelectual de los niños que viven más cerca de la zona industrial en comparación con los niños de otros distritos de la ciudad. No es casualidad que PeaceLink hable de un verdadero «genocidio silencioso».

«Mortalidad excesiva» es el concepto clave que se utiliza cuando los trabajadores mueren de cáncer pleural, de vejiga o de estómago debido a la exposición al asbesto o a hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), polvos minerales o bifenilos policlorados (PcB), un legado de ese «cuento de hadas» que se ha convertido en una pesadilla. Una pesadilla que continúa en los abortos espontáneos y en lo que es quizás el efecto más infame de la falta de protección del medio ambiente y de la salud, en Tarento y en toda la «Italia de los venenos»: la contaminación de la leche materna[7], que por cierto los pediatras recomiendan a las madres, por los grandes efectos benéficos -incluida la mitigación de los efectos contaminantes- sobre el desarrollo del recién nacido en comparación con la leche artificial, aunque no exentos de posibles toxicidades. Para Tarento, esta situación también tiene un valor «clasista»: la incidencia de las enfermedades y las estancias hospitalarias en Tarento es mayor (en un 20%) en los distritos más cercanos a la planta (Tamburi; Pablo VI), donde el nivel socioeconómico es más bajo.

En 2014, los análisis solicitados por la asociación «Fondo Antidioxina» de algunas muestras de leche materna de madres mayores de 33 años informaron del rebasamiento de los límites de policlorodibenzodioxinas (Pcdd);  policlorodibenzofuranos (Pcdf); bifenilos policlorados, dioxinas y «similares a las dioxinas» para valores superiores entre el 700% y el 1500% en comparación con los límites establecidos para la leche cruda y los productos lácteos.

Según los datos del Asl de Tarento, Apulia se encuentra en los últimos lugares a nivel nacional para la lactancia materna exclusiva y Tarento representa un caso aún peor.

Un estudio realizado mediante la recolección de datos entre 2008 y 2012 muestra una tasa de tumores malignos en el rango de 0-14 años de 165,2 por millón en toda Apulia, y de 216,2 en Tarento.

Tarento y Apulia son, sin embargo, parte de una Italia que de norte a sur es el eslabón negro en Europa para la incidencia de cáncer en la infancia, con un incremento del 90% en la última década (fuente: Ministerio del Medio Ambiente), también – y quizás especialmente – para la incidencia y propagación de la contaminación de la tierra, el agua, el aire y, en consecuencia, de la cadena alimentaria.

El «engaño» de ArcelorMittal: nuevo propietario, ¿los mismos problemas?

Una situación que no parece mejorar ni siquiera con el acuerdo alcanzado entre el gobierno de Conte y ArcelorMittal. Por el contrario, según los informes de Rosy Battaglia y Emanuele Isonio en Valori.it, a la nueva propiedad se le concede inmunidad penal y la posibilidad de aumentar las emisiones de Ilva en un 16% («en el mejor de los casos»), también a la luz del hecho de que la Autorización Ambiental Integrada (AIA) para la planta, lanzada por el gobierno de Gentiloni el 29 de septiembre de 2017, «sigue esencialmente el plan de los «inversores».

Podría haber sido un «nuevo comienzo» tanto para la «ciudad» de Ilva como para toda la ciudad de Tarento, con reflexiones lógicas a nivel nacional, pero en las negociaciones no se ha tocado nunca el tema de la (necesaria) reconversión ambiental y económica ni el de la posible introducción, tal y como solicitó Fiom, de evaluaciones preventivas de impacto ambiental y sanitario (como el  VIIAS), capaces no sólo de hacer públicos estos datos a los ciudadanos, asociaciones y periodistas, haciendo más eficaz el control democrático, tanto sobre Ilva como sobre otras grandes obras italianas, sino también para que sean más conscientes las resoluciones de los responsables de la toma de decisiones públicas.

¿Trabajo o salud? Si la política italiana no sabe cómo salir de la industrialización «malsana»

Expertos de diversa índole, ex-trabajadores, sindicalistas, ven en la reconversión de la cuenca del Ruhr (Alemania) una posible forma de devolver a Tarento la antigua prosperidad y un medio ambiente más sano. Pero en las salas de gobierno -nacionales y locales- no se ve el cambio y, por el contrario, las instituciones siguen ancladas en un dilema tan antiguo como anacrónico: elegir entre defender el trabajo o defender la salud. Porque más allá de las decisiones judiciales, la cuestión del medio ambiente se ha agotado, tanto en Italia como en el extranjero, y afecta las posibilidades de obtener, para todos, las mejores condiciones de vida, incluidas las de las generaciones futuras.

Porque, como denuncia Alessio Arconzo en «La tierra de los venenos»

El drama de Tarento no era inevitable. Sin duda, fue el resultado de una decisión malvada, agravada a lo largo de los años por la ausencia del Estado y el deseo de encubrir la verdad sobre una industrialización malsana.

Se necesitan 30.000 millones de euros para limpiar a Italia de los daños causados por esta «industrialización enferma», que a nivel europeo pesa 157.000 millones (1,23% del PIB). No es una cifra imposible de encontrar si se tiene en cuenta que sólo para la introducción del impuesto plano, el gobierno de Conte ha decidido renunciar, cada año, a 70.000 millones de euros de ingresos. Para dar un trabajo «sano y limpio» y «cerrar Ilva» en Tarento, escribió en junio Alessandro Marescotti en PeaceLink, habría bastado los mil doscientos millones que el ex ministro Pinotti (gobierno de Renzi) ha destinado – «en gran secreto» – a la compra de 8 F-35. En resumen, no hay escasez de dinero, ¿qué gobierno decidirá añadir la voluntad política de proteger el medio ambiente y la salud de los italianos?

Notas:

  1. Italsider fue creada en 1961 para agrupar el sector siderúrgico de Finsider, la compañía financiera del grupo Iri, uno de los pilares identificados por el gobierno en 1948 – a través del «Plan Sinigaglia», que lleva el nombre del entonces presidente de la compañía financiera – para el relanzamiento de la Italia de la posguerra. Con la privatización de las empresas del Iri, se cerró la planta de Bagnoli, la planta de Piombino pasó al grupo Lucchini de Brescia, mientras que las plantas de Tarento y Génova-Cornigliano fueron transferidas a la cartera del grupo Riva;
  2. «Tarento estrangulado por el boom», Antonio Cederna, Corriere della Sera, 18 de abril de 1972;
  3. En Tarento, el movimiento ecologista nació en protesta contra las emisiones de Italsider con una manifestación – «Tarento para una industrialización humana» en febrero de 1971 – en la que se exhiben en la Piazza della Vittoria hojas ennegrecidas por los venenos de la acería;
  4. «Las ganancias y los venenos: la Ilva de Tarento», Alessio Arconzo, «La tierra de los venenos. Biocidio, viaje por una Italia contaminada», Andreina Baccaro, Antonio Musella, Roma, Round Robin, 2013;
  5. La dioxina se produce por incineración, tiende a acumularse principalmente en los tejidos adiposos de origen animal y luego en la leche (y sus derivados) del ganado vacuno y ovino, entrando así en la cadena alimentaria. Los tiempos de latencia son largos, incluso décadas. Se ha demostrado que la exposición a las dioxinas -que se unen al receptor AhR (Aryl Hydrocarbon Receptor, que desempeña un papel en el desarrollo inmunológico, vascular, hematopoyético y endocrino, así como en la regulación del ritmo de sueño-vigilia)- está relacionada con el desarrollo de diversos cánceres, así como con los trastornos reproductivos y la endometriosis, anormalidades en el desarrollo cerebral, endocrinopatías (diabetes y cáncer de tiroides), trastornos pulmonares, metabólicos, cardiovasculares, empáticos, daño cutáneo, deficiencia del sistema inmunológico, retraso en el crecimiento del feto – la etapa donde la exposición es más peligrosa – y del recién nacido, anomalías en el comportamiento, malformaciones urogenitales. Además de una reducción del coeficiente intelectual, hay pruebas de un aumento de la hiperactividad, la ansiedad y la depresión en los niños, así como de un cambio en el comportamiento social;
  6. Marina Forti, «Malaterra. Cómo han envenenado Italia», Bari, Laterza, 2018;
  7. Tomando como base la ingesta media, para un recién nacido, de una cantidad entre 800 ml y un litro de leche materna al día, y que en ella las grasas -a las que se adhieren sustancias nocivas- constituyen el 4% de la leche, se ha calculado que un bebé amamantado toma entre 90 y 1.000 picogramos (un picogramo equivale a una milmillonésima parte de un miligramo) de «toxicidad equivalente» (TEQ) al día para los niños de Tarento, con dosis aún mayores encontradas durante el análisis de la leche de las madres de Brescia (una de las zonas más contaminadas del norte de Italia gracias a las plantas de Caffaro) y de las que viven alrededor del incinerador de Montale (Pistoia). La Unión Europea ha fijado el límite de ingesta «no nociva» en 2 pg/kg de peso para los adultos. El análisis de la leche materna es la forma más fácil de evaluar el impacto de los contaminantes en los seres humanos;
  8. Los análisis fueron realizados por el Departamento de Epidemiología del Servicio Regional de Salud del Lacio, Asl Tarento, Arpa Apulia y AreS Apulia. Para saber más: Los niños de Tarento quieren vivir – Rosy Battaglia, giustiziambientale.org, 28 de julio de 2017.

Traducido del italiano por María Cristina Sánchez

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Economía, Europa, Internacional, Política
Tags: , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.