Cosas de este mundo

29.08.2018 - Silvia Nocera

Este artículo también está disponible en: Italiano

Cosas de este mundo
Foto de la comunidad El Mensaje de Spandau (Berlín).

Hace algunos años vi una película de Francesco Patierno, estrenada en 2011 en el Festival de Venecia. El título era Cosas del otro mundo y fue inspirado libremente en otra película, Un día sin mexicanos, de Sergio Arau. Trata tanto del tema de la inmigración, como de la importancia de la presencia de los migrantes en los países, del papel que han desempeñado y siguen desempeñando hoy en día y de su valor.

Patierno toca el tema con inteligencia y humor en una comedia más actual que nunca. Es muy importante reír, incluso cuando las crónicas diarias hablan de cosas monstruosas, incluso cuando la gente sale del bar con comentarios aterradores. Es importante aprender a reír y para ello hay que mirar el fenómeno desde otro punto de vista.

«Vivimos con fundamentalistas islámicos, gitanos, fanáticos albaneses: toma el camello y vete a casa», grita violentamente el empresario veneciano interpretado por Diego Abatantuomo en la ficción de Patierno. El mismo empresario que, al final de la historia, se irá a recoger a los inmigrantes en África. Para reír hay que ver la estupidez de la violencia, hay que ver la poca capacidad de los violentos para observar los procesos, su miopía egoísta y lo ridículo que es esto, indigno de seres humanos que quieren definirse como tales. En Cosas del Otro Mundo, los inmigrantes desaparecen mágicamente de un momento a otro, todos juntos. Y el sistema económico y la rutina de la vida de tanta gente comienza a colapsar. Y todo esto se nos presenta a través de escenas de la vida cotidiana, chistes deliciosos y situaciones grotescas, aunque, en cierto sentido, realistas. Nos hace reír y nos hace pensar, porque al reír también podemos reconciliarnos con esa parte de nosotros que, a veces, salía diciendo o pensando según esos clichés.

Por ejemplo, después del crimen de Jesolo, el violador senegalés, ya encarcelado, llenó las redes sociales alimentando la imaginación del hombre negro malvado, la de los cuentos de hadas infantiles. Nadie ha dicho que la comunidad senegalesa haya sido muy generosa y justa en los últimos decenios. Aunque no fue la más numerosa de nuestro territorio, aceptó las formas de diálogo institucional y desarrolló redes sociales y actividades con los italianos, siempre se ha expuesto a manifestaciones y protestas que afectaron a todos los inmigrantes, no sólo a los senegaleses, con extrema apertura y sin violencia. Las noticias nunca han hablado de esto o lo han hecho muy poco. Son cosas de este mundo, de este mundo.

Hace algún tiempo hubo una campaña en Europa para mejorar el papel y el valor de los inmigrantes. También se inspiró en la película de Arau, creo, porque el título era «Un día sin nosotros» y estimuló a la población inmigrante a hacer huelga un día, para mostrar mejor lo que falta, cuando no hay inmigrantes. Un día, sin embargo, es poco. Un día pasa demasiado rápido y la memoria es demasiado débil y se equivoca constantemente. Pero para un migrante, un día de huelga es mucho, ya es demasiado, a veces con gran riesgo de perder su trabajo y, con ello, la legalidad. Una huelga es un instrumento que se puede proponer cuando la familia te espera en casa y, si tú no trabajas, otra persona de la familia trabaja. La huelga ha funcionado en otras ocasiones, hoy no es capaz de canalizar las fuerzas necesarias para el cambio, no es convincente, la sociedad es más compleja y está desintegrada, no funciona. Y los migrantes, los que trabajan, legalmente o no, tienen que responder a esas otras personas que, desde lejos, también esperan lo poco que se necesita, que siempre se necesita cuando las perspectivas son casi nulas.

Pero con una acción cultural, como la que promueve una comedia divertida e inteligente, se puede hacer algo para que aquellos que tienden a repetir lo que dicen los que gritan más fuerte, trabajen con la imaginación. Quizás sean necesarias una, mil o un millón de iniciativas culturales que ayuden a mover la imaginación y a crear nuevas perspectivas, porque esto es seguro: todo gran cambio, antes del futuro, ha sido imaginado y deseado desde el fondo del corazón. Vale la pena intentarlo.

Categorías: Cultura y Medios, Europa
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.