La ignorancia no puede crear un mundo mejor, sólo puede llevar al sufrimiento

05.07.2018 - Redazione Italia

Este artículo también está disponible en: Italiano

La ignorancia no puede crear un mundo mejor, sólo puede llevar al sufrimiento

Valentino Giacomin es un profesor de primaria de la zona de Treviso, que a mediados de los años 80 puso en práctica un método educativo en algunas escuelas primarias del norte de Italia, que lleva el nombre de proyecto Alice. Junto con su colega Luigina De Biasi, experimenta con el método, basado en la autoconciencia de los niños, integrándolo en las asignaturas de enseñanza. Después de unos diez años de trabajo, tras un encuentro con el XIV Dalai Lama, decidió continuar su trabajo en la India, un trabajo que se ha generalizado en las zonas más desfavorecidas de la India, adaptándolo a las necesidades escolares del lugar. El Proyecto Alice se presenta como una propuesta educativa para sociedades pluralistas y multirreligiosas con la finalidad de:

  1. llevar a cabo experiencias e investigaciones para una Educación Integrada en la escuela primaria, secundaria y superior en las aldeas rurales de tres de los estados más problemáticos de la India (Bihar, Uttar Pradesh y Arunachal Pradesh);
  2. ofrecer una educación y formación de alta calidad también a los grupos más desfavorecidos;
  3. responder a las necesidades de las sociedades modernas multiculturales, multiétnicas y multirreligiosas. El concepto básico se refiere a la búsqueda de la Unidad, más allá de las divisiones creadas por las nacionalidades, tradiciones y religiones, para educar a los estudiantes en una coexistencia pacífica en sociedades multiculturales y pluralistas.

El objetivo no se detiene en el aspecto social, sino que implica también a la Persona en la relación consigo misma. De ahí la búsqueda de una Unidad psicológica, más allá de las divisiones creadas por la mente conflictiva que impide la realización de una personalidad armoniosa.

¿Puede hablarnos del Proyecto Alice, de cómo nació y se desarrolló?

Hace treinta años, cuando trabajaba en escuelas públicas, me di cuenta de que cada año los nuevos alumnos se diferenciaban de los anteriores mostrando síntomas más graves de malestar: indisciplina, falta de atención, etc. ¿Qué hacer? ¿Cómo reaccionar? ¿Qué intervenciones didáctico-educativas deben proponerse para hacer frente a esta tendencia negativa? Mis colegas sugirieron respuestas sobre un cambio de método. En resumen, para ellos se trataba de un enfoque didáctico. Reflexioné durante mucho tiempo y tuve la intuición de que la incomodidad no estaba relacionada con la didáctica, sino con la visión educativa, con el paradigma seguido en las escuelas. Un paradigma no holístico, que no ayuda a los estudiantes a integrarse con los demás y con ellos mismos, que promueve la alienación y, por lo tanto, la incomodidad y la infelicidad.

Un paradigma basado en una visión cuestionable (por no decir “equivocada”) de la realidad. En resumen, no enseñamos la verdad a nuestros estudiantes, pero los convencemos de que tomen nuestras (y sus) proyecciones en serio. A menudo damos el ejemplo del árbol para hacer entender este concepto. En el jardín de infancia, la maestra convence a sus alumnos de que un árbol se divide en tres partes: raíces, tronco y hojas. Nadie duda de esta ‘verdad’. ¿Pero hay realmente un árbol dividido en tres partes? Existe convencionalmente, conceptualmente, pero no objetivamente. Un árbol dividido (como naciones, nombres, adjetivos, clasificaciones…) es una realidad mental que no se puede encontrar fuera de nuestro pensamiento. El árbol dividido “allí afuera” es sólo Maya (para los orientales), una ilusión. ¿Qué sucede si los estudiantes no son informados de este engaño ontológico (“engaño cognitivo”)?

Nuestra hipótesis: los alumnos reaccionarán con rechazo a la escuela, desinterés, agresividad, indisciplina, falta de respeto al profesor…

La razón es comprensible: la escuela no ofrece sabiduría, pero alimenta la ignorancia en cierto sentido. La ignorancia no puede crear un mundo mejor, sólo puede llevar al sufrimiento.

Así inicié, en la escuela pública, una investigación, una experimentación didáctico-educativa “concluida” con la jubilación.

¿Cuál fue la razón por la que se siguió el proyecto Alice en la India?  

Al dejar la escuela, me dediqué al periodismo. Por casualidad, tuve la oportunidad de conocer al Dalai Lama y me vino espontáneamente una pregunta: “¿Qué me sugieres para que mi vida tenga sentido?” El Dalai Lama me pidió tiempo para la respuesta, que llegó a los pocos días: “¿Periodismo? Un poco negativo. Educación: ¡excelente, excelente, excelente! Así que ven a la India…”

Seguí el consejo, gastando todo lo que tenía para comenzar la extraordinaria aventura de Alice en 1994.

El proyecto Alice nació en Italia; ¿puede Italia ser un contexto favorable para volver a partir desde un sistema educativo consciente?

Eso es cierto. El Proyecto Alice nació en Italia hace unos 30 años. Fue probado durante cinco años en escuelas públicas, después de ser aprobado por el Colegio de profesores y los padres de los estudiantes. Recuerdo que propuse dos cursos de formación para los profesores de dos grupos escolares: Valdobbiadene y Villorba (provincia de Treviso). ¡Una revolución para esos tiempos! Pero todo se detuvo allí sin seguimiento, desafortunadamente. Ahora creo que las condiciones están maduras para un “retorno” a las raíces… La escuela italiana atraviesa una crisis sin precedentes y la única solución es la propuesta de un nuevo paradigma educativo (similar al ya experimentado por Alice), lejos de la “buena escuela” de reciente… invención.

¿Qué percibe usted en los ojos de los estudiantes después de años de enseñanza?

Respondo con las palabras del Dalai Lama y de todos los que conocen a nuestros alumnos: “Alegría y confianza en sí mismos”. Por esta razón, algunos han definido a Alice como la “escuela de la felicidad”.

¿Qué significa para usted el premio que recibirá en el Festival por el medio ambiente y el encuentro de los pueblos de hoy?

Nunca he tenido expectativas con respecto a mi trabajo, para evitar decepciones. Creo que las cosas buenas pueden ser promovidas por sí mismas, tarde o temprano. El Festival para el Medio Ambiente tal vez no espera escuchar … la campana de Alice que suena de una manera tal vez no en completa armonía con las intenciones e ideas de los organizadores. Yo digo “tal vez”. Como ya se ha dicho, vamos a la raíz de los problemas, de las guerras, de los conflictos, de la contaminación… Y estamos convencidos de que el origen del sufrimiento es nuestra ignorancia. Así, a los que se manifiestan por la paz, por la ecología… les preguntamos: “¿Has hecho las paces contigo mismo? O, “¿Has limpiado tu mente de defectos mentales?

Sin embargo, estoy agradecido a aquellos que eligieron recompensar a Alice dándonos así la oportunidad de presentar un “punto de vista diferente” para abordar las grandes cuestiones, los dramas de este siglo tan perturbado y … al límite…

Más información: http://www.aliceproject.org/it/il-progetto-alice/che-cose-il-progetto-alice/

Tatiana Boretti

Traducido del italiano por María Cristina Sánchez

Categorías: Educación, Entrevistas, Europa, Internacional
Tags: , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


App Pressenza

App Pressenza

Video presentation: What Pressenza is...

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.