Entrevista con Ann Wright: «Es su tierra y, sin embargo, los EE. UU. la están utilizando para matar a otras personas en todo el mundo»

18.07.2018 - Reto Thumiger

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Alemán

Entrevista con Ann Wright: «Es su tierra y, sin embargo, los EE. UU. la están utilizando para matar a otras personas en todo el mundo»

Ann Wright sirvió 29 años en el ejército de los EE.UU. como coronel y se trasladó al servicio diplomático, donde trabajó durante 16 años como diplomática en las embajadas de los EE.UU. en Nicaragua, Granada, Somalia, Uzbekistán, Kirguistán, Sierra Leona, Micronesia, Afganistán y Mongolia. Renunció en marzo de 2003 para protestar por la guerra del presidente Bush contra Irak y desde entonces ha sido una activista por la paz. Participó activamente en la semana de protesta de este año en Stop Air Base Ramstein en Alemania, donde tuvimos la oportunidad de tener la siguiente entrevista con ella.

Ann, ¡es un placer tenerla aquí! ¿Por qué vino usted hasta Ramstein?

He venido desde Hawaii para estar aquí en Ramstein porque creo que es muy importante lo que la gente de Alemania está haciendo para decir no a la base militar de Estados Unidos en Ramstein debido a su participación en el programa de drones asesinos que está matando gente en todo el mundo.

Es realmente importante que nosotros, como ciudadanos estadounidenses, vengamos aquí para apoyarlos a todos ustedes en Alemania, donde se encuentra esta base estadounidense. Es su tierra y, sin embargo, los EE. UU. la están utilizando para matar a otras personas en todo el mundo.

¿Cuál cree usted que es realmente la relación o la participación del gobierno alemán? ¿Por qué sigue siendo tan fuerte esta cooperación?

Bueno, creo que el gobierno alemán está permitiendo todavía que la base Ramstein sea usada para matar en otras tierras debido a la larga cooperación en muchos niveles entre el gobierno alemán y el estadounidense.

El hecho de que Alemania todavía tenga tantas bases militares estadounidenses, 70 años después de la Segunda Guerra Mundial, y que el gobierno alemán no le haya dicho a los EE. UU. que retiren estas bases demuestra que existe una cooperación de larga data entre Alemania y los Estados Unidos.

El asunto de lo que sucede en Ramstein, ser un centro de coordinación para el asesinato de pueblos en Afganistán, Irak, Siria, Libia, Somalia, Níger, Yemen, todo ello a través de Alemania, debería hacer pensar al Gobierno alemán. Sé que los activistas por la paz aquí en Alemania han sido muy, muy enérgicos a la hora de intentar movilizar al Parlamento, al Bundestag, para que dijera: «Esperen, no firmamos para esto», pero lamentablemente no han sido capaces de conseguir que su propio Parlamento diga que no.

Y por eso es tan importante que el pueblo alemán vaya cada año a Ramstein como demostración pública que le diga al gobierno alemán: «expulsen a estos americanos», porque están matando gente usando nuestras bases, nuestra tierra.

Parece que desde que Trump ha asumido el poder, las relaciones entre Alemania y Estados Unidos han sufrido, generalmente con Europa, en diferentes ámbitos, pero cuando se trata de gasto y cooperación militar, no veo ningún cambio. ¿Por qué es eso?

No importa quién esté en el poder en Estados Unidos y no importa lo escandalosas que sean algunas de las declaraciones y acciones que haga el presidente Trump, algunas de las cosas que dice a nivel internacional, algunas de las cosas que tuitea sobre los líderes en Europa, el hecho de que realmente se está enfrentando a los Aliados de Estados Unidos, los aliados tradicionales, y arriesgándose a enemistarse con todos en materia de políticas comerciales, en una variedad de temas y, sin embargo, que la cooperación militar siga en pie es muy notable.

Esa es la razón número uno.

Otra cosa: Trump está castigando a los países europeos por no pagar su parte del presupuesto de la OTAN.

Es muy extraño que Trump ponga aranceles muy altos sobre el acero, el aluminio y otras cosas y, sin embargo, nadie esté hablando del presupuesto militar y de las operaciones militares.

Por lo tanto, esto debe significar que los países y la OTAN siguen valorando mucho el hecho de que Estados Unidos es una parte clave de ello y aporte tanta gente y tanto dinero.

Con lo cual no estoy de acuerdo. Estoy totalmente a favor de que EE. UU. detenga todo este tráfico de guerra aquí, en Europa.

¿Cómo ve las relaciones con Rusia? Quiero decir, Alemania tiene una relación muy especial con Rusia debido a la Segunda Guerra Mundial. Rusia ha pagado el precio más alto por la liberación del régimen nazi.

Por otra parte, hay una propaganda mediática muy fuerte, que pinta una imagen muy mala de Rusia, en particular de Putin. ¿Cree usted que hay una cierta estrategia para empujar a Alemania a una confrontación con Rusia?

Bueno, estoy directamente preocupada por lo que Estados Unidos está haciendo primero. Y comenzó con la administración de Obama. La administración Obama, en mi opinión, ayudó a orquestar el golpe en Ucrania que precipitó a la gente de Crimea a celebrar un referéndum en el que votaron a favor de ir con Rusia en lugar de con Ucrania. Una vez que eso sucedió, el G20, el G7, todo el mundo expulsó a Rusia de todos aquellos. En particular, la administración de Obama fue muy fuerte en las sanciones a Rusia y Crimea, y apoyó al nuevo gobierno que los EE.UU. instaló allí. Eso y una verdadera propaganda antirrusa en los Estados Unidos basada en eso.

Yo formé parte de un grupo que fue a Crimea y luego a Rusia en 2015/2016. Hicimos un viaje de 18 días a través de Rusia para hablar con los rusos. Les preguntamos: «¿Qué está pasando aquí? ¿Crees que EE. UU. es una amenaza? ¿Por qué los EE. UU. los llaman a todos ustedes enemigos?»

La respuesta general fue «no lo sabemos, estamos sorprendidos por todo esto». Y, agravando ahora lo que Obama había hecho, las elecciones de 2016 con Clinton y Trump, las acusaciones de que los rusos tienen alguna interferencia/apoyo en los medios sociales para Trump, todo esto ha explotado fuera de proporción. Creo que el pueblo ruso está diciendo: ¿Cómo sucedió todo esto?

Sabemos que el Gobierno ruso está reduciendo su presupuesto militar, a pesar de que tiene ejercicios militares a lo largo de la frontera con Europa, en mi opinión, para contrarrestar los crecientes juegos de guerra militares que la OTAN está llevando a cabo en esa frontera.

Los rusos están respondiendo, no creo que estén iniciando nada. Pero cuando vemos el gran incremento del presupuesto militar para los Estados Unidos -más del 10% bajo el gobierno de Trump este año- y, sin embargo, una reducción en Rusia. Esto debería darle a la gente una tranquilidad. No creo que Rusia esté tratando de invadir u ocupar ningún territorio.

Ahora, Trump ha dicho que se va a reunir con Putin el 16 de julio en Helsinki. La agitación que se vive ahora en Washington acerca de cómo podría reunirse con él, que está pagando a Putin por hacer que lo elijan… las historias en Washington son simplemente increíbles y, por supuesto, todos los demócratas están diciendo que no puede reunirse con él porque los rusos fueron parte de que él fuera electo.

Y con todo, para mí, yo quiero que hable con él. Quiero que los líderes de esos dos países reduzcan las tensiones porque es muy peligroso. Exactamente como me alegré finalmente de que Trump se reuniera con Kim Jong-Un de Corea del Norte.

También provocó la indignación de los demócratas. ¿No es así?

Si Obama se hubiera reunido con Kim Jong-Un, los republicanos se habrían indignado y están indignados debido al acuerdo nuclear que hizo Obama con Irán. Si Trump empezara a reunirse con los iraníes para llegar a otro acuerdo, ese es SU acuerdo con ellos; no me sorprendería que eso pudiera haber sucedido en algún momento porque TODO se trata de Trump.

Las políticas americanas están en un verdadero lío. Trump, en los asuntos domésticos, es atroz, es terrible; en el medio ambiente, en los derechos civiles, en los derechos humanos, en las inmigraciones, lo que sea. A nivel interno es horrible, y la destrucción de las instituciones gubernamentales es realmente espantosa. Pero en el lado internacional hay algunas cosas positivas. No todas, pero unas pocas que puedes decir bien «Eso es bueno». Pero abrumadoramente, la mayoría de las políticas son terribles.

Bueno, por favor, vamos a nombrar las cosas positivas también.

Ya las he nombrado, sólo dos: reunirse con Corea del Norte, y ojalá llegar a buenos acuerdos que alivien las tensiones en la Península Coreana para reconocer, ojalá, las relaciones diplomáticas con los norcoreanos. Para detener los ejercicios militares, los cuales están suspendidos ahora. Cuando Trump los suspendió unilateralmente, sin siquiera hablar con sus propios asesores, el ejército estadounidense se quedó tan conmocionado como todos los demás, cuando Trump había dicho: «Vamos a detenerlos, son demasiado desafiantes, demasiado caros».

Expuse esas cosas en artículos en los que he escrito acerca de por qué estos juegos necesitan ser detenidos. Estaba pensando: «Ah, Trump debe haber leído mi artículo» (riendo).

Son algunas cosas positivas, pero tenemos que ser muy cautelosos en cuanto a las relaciones, en cuanto a lo que ha hecho acerca de alejar a los países de Europa con comentarios muy groseros sobre los líderes nacionales, sobre diversas cosas de estos países, y mucho menos hacia el resto del mundo. Está destruyendo la poca buena voluntad que pudo haber existido para los Estados Unidos.

Para producir algún cambio, creo que debe haber mucha más presión pública. ¿Qué se puede hacer para coordinar y reforzar esta presión hacia los diferentes gobiernos?

Ciertamente, nuestros esfuerzos nacionales, o son ustedes, ciudadanos de Alemania que presionan al gobierno alemán, o nosotros en los Estados Unidos que presionamos a nuestro propio gobierno. El movimiento de ida y vuelta de activistas de cada país también juega un papel clave. Por ejemplo, vengo a Alemania para participar con todos ustedes en una acción alemana contra las bases estadounidenses. Y nosotros, nosotros enviamos invitaciones e invitamos a gente de otros países a venir a los Estados Unidos y observar lo que está pasando. Pero hay que tener cuidado porque nuestra gente de inmigración es muy mala y si te acercas demasiado a nuestras manifestaciones, puede que te expulsen del país, pero no tiene por qué ser divulgación de información. Por ejemplo, el pasado fin de semana en los Estados Unidos se han producido 10 manifestaciones importantes sobre el tema de la inmigración, las prohibiciones de viajar, etc.

Asegurarnos de que otras organizaciones sepan lo que está sucediendo en cada uno de nuestros países es un gran desafío y crear sitios web internacionales para que todos puedan contribuir con ellos, para que podamos ver lo que sucede en los Países Bajos, en México, en Canadá, en Alemania, en los Estados Unidos… Para que seamos conscientes de que la gente en todo el mundo se está levantando, quizá no en el número que necesitamos en todos los países.

Miren a Corea del Sur; cambiaron su gobierno a través de las vigilias con velas. Consiguieron que una presidenta (¡una presidenta en ejercicio!) fuera procesada, expulsada y puesta en prisión donde está hoy. Eso es activismo ciudadano en el mejor de los casos, cuando se puede conseguir tanto cambio, cuando se puede conseguir que un millón de personas vengan a la capital semana tras semana, tras semana y eso resulta en cambios como ese. El modelo surcoreano es un modelo muy bueno.

Demuestra que podemos hacer algo. No somos completamente impotentes. Sólo necesitamos el número y salir a la calle.

Y tener el coraje de seguir adelante. Por ejemplo, hace un año y medio, tuvimos más de un millón de personas, en su mayoría mujeres, para la marcha de mujeres en Washington.

Y hubo marchas por todo el mundo ese día. La organización se continuó, pero no continuaron, como en Washington, todas las semanas. Principalmente porque Washington DC es una ciudad muy pequeña. Son 500 mil personas contra Seúl que tiene 20 millones de personas sólo en esa ciudad. Encontrar el eje, el punto de presión y usar ese punto de presión para nuestro mayor beneficio es uno de los grandes retos.

Mencionó las marchas de mujeres. Hay en todo el mundo, en España, en América Latina, en Polonia… No me malinterprete, soy la persona más feliz de que esto ocurra. Pero ¿por qué no sucede lo mismo con el movimiento por la paz? Me parece que la paz no es lo suficientemente atractiva.

Es un verdadero desafío. Las grandes marchas se dieron desde antes de la guerra en Irak y siguieron 2, 3, 4 años después de iniciada esa guerra. En los EE.UU. podríamos tener todavía 500 mil personas en Washington o Nueva York. A medida que estas guerras continúan, la gente se normaliza. Sólo tienen que olvidarse de ellos.

Por 2, 3, 4 años están viniendo a estas marchas y se cansan. Ese es uno de los grandes desafíos; que la gente está cansada de la guerra y que casi estamos cargando el peso en las próximas generaciones.

La próxima generación que puede ser la que tenga que ir a la guerra. Todos nosotros, los que estamos envejeciendo, hemos estado ahí fuera, hemos hecho esto, pero conseguir que los más jóvenes digan: «la paz es realmente lo que necesitamos para que todos tengamos una vida maravillosa» no es fácil. Tiene mucho sentido, pero como tú dices, no es tan atractivo.

Así que esperemos que muy pronto tengamos un hashtag #PeaceToo (risas).

Sí, la paz también. Necesitamos eso, que la gente realmente lo crea.

De hecho, usted ha sido militar de los EE. UU. ¿Qué le sucedió, desde su punto de vista personal, para convertirse de coronel en activista por la paz?

No fui sólo coronel en la milicia con 29 años en el ejército de los EE. UU., sino que también fui una diplomática de los EE. UU. durante 16 años. De hecho, renuncié a ser una diplomática. Ya me había retirado como militar. Así que era una diplomática cuando renuncié en oposición a la guerra en Irak.

No fue que estuviera de acuerdo durante los muchos años que estuve en el gobierno de los Estados Unidos con todo lo que el gobierno estaba haciendo. Como la mayoría de la gente, no estaba de acuerdo con todo, pero no renuncié. Siempre había maneras de escapar de las políticas con las que no estabas de acuerdo y en las que no querías trabajar. Siempre hay algo más en lo que puedes trabajar.

Quería asegurarme de tener una jubilación, en ese sentido muy malo, que guías tu vida tratando de encontrar un trabajo donde puedas conseguir una jubilación para cuando estés como yo ahora, con 70 años. Pero eso es realmente lo que tenía en mente y trabajar para el gobierno de los EE. UU. fue la manera que elegí para hacerlo.

Muchos de mis amigos que ahora están en el movimiento por la paz dicen: «Nunca habría trabajado para el gobierno de Estados Unidos, para empezar». Y no lo hicieron, pero yo lo hice. No estoy de acuerdo con todo, y particularmente en esta guerra contra Irak, solo sentí que estaba muy mal y que no habría nada que hacer con esto, así que fui sólo una de las tres personas en el gobierno de los EE. UU. que renunció por la guerra contra Irak. No tenemos en el gobierno de los Estados Unidos una tradición de dimisión en principio, así que muy pocas personas lo hacen.

Tomé esa decisión y estoy muy contenta de haberlo hecho porque conocí a gente maravillosa en todo el mundo gracias a ello. No conocía a nadie en el movimiento por la paz en los Estados Unidos. Conocí a más personas que formaban parte del movimiento de resistencia en otros países que en mi propio país.

Así que ha sido realmente un aprendizaje extraordinario y maravilloso para mí conocer a tantas personas en mi propio país que han estado desafiando al gobierno en los temas de la guerra, en los temas de justicia social y conocerlos a ellos, y espero poder contribuir a presionar a nuestro gobierno para que haga las cosas que deberían haberse hecho.

Personalmente creo que la vida pone a una persona de un lado u otro de las cosas. Una persona se encuentra en una situación no tanto intencionalmente sino a través de la educación, la familia, las circunstancias. Y luego admitir que no está bien, necesita mucho coraje. Creo que usted es un gran ejemplo de coraje.

Gracias. Recibo un gran apoyo de la gente del movimiento por la paz y entre bastidores, la gente que sigue trabajando en el gobierno de Estados Unidos me dirá: «Estoy tan contento de que hayas hecho lo que hiciste, fue importante, pero no pude renunciar porque tengo hijos en la universidad, tengo una hipoteca sobre mi casa, pero no creo en estas cosas que están sucediendo ahora». Les agradezco mucho sus amables comentarios y todos tenemos que trabajar juntos para hacer de nuestro mundo un lugar mejor, más seguro y más agradable.

Muchas gracias por su tiempo.

La entrevista fue realizada por Reto Thumiger y Gaëlle Smedts.

Traducción del inglés por María Cristina Sánchez

Categorías: Entrevistas, Internacional, Paz y Desarme
Tags:

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 06.12.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.