Gaza: más mártires, más heridos, pero la marcha no se detiene

21.04.2018 - Gaza - Patrizia Cecconi

Este artículo también está disponible en: Italiano

Gaza: más mártires, más heridos, pero la marcha no se detiene
(Imagen de A. Abukhalil)

En la ciudad de Gaza los drones están zumbando todo el tiempo y volando bajo desde el amanecer. Las noticias telefónicas nos informan que vuelan bajo a través de la Franja. Esto no es una buena señal. Hoy es el cuarto viernes de la gran marcha del retorno y los palestinos han prometido muchas sorpresas para este cuarto día, quizás los drones están particularmente activos para esto.

En realidad, las sorpresas de los organizadores de la marcha provienen de la creatividad típica de los espacios de la no-violencia. Pero mientras escribimos Israel ya ha causado el primer mártir. Un disparo de precisión voló parte de la caja craneal a un joven manifestante. Un disparo profesional asesino. Así que Ahmed Nabil Akel, un chico de 24 años dejó de vivir alrededor de las 12:30, hora local, y cuando era un hombre joven y tranquilo, siempre dispuesto a sonreír, como nos dicen, se convirtió en el primer mártir del cuarto día. Decir el primer mártir, recordemos, es diferente a decir la primera víctima, porque un hombre asesinado es una víctima, pero si es asesinado mientras se manifiesta por los derechos de su comunidad, se convierte en un mártir. Esto siempre nos recuerda a los palestinos y queremos traer de vuelta sus pensamientos porque explica bien lo que en Occidente parece difícil de entender.

Mientras escribimos, la marcha continúa, a pesar de que el joven Ahmed ha sido asesinado y varios otros manifestantes han resultado heridos, y mientras tanto, minuto a minuto descubrimos las sorpresas preparadas por los organizadores. Son sorpresas que nos recuerdan ese viejo sueño que se había escrito en las paredes de las universidades italianas hace muchos años. «la imaginación al poder». Hubiera estado bien, pero no fue así. E incluso aquí, mientras vemos cometas de colores, o un pseudo globo lleno de mensajes de amor que intenta cruzar las fronteras para llevar esos mensajes a un prisionero encerrado en la cárcel durante veinte años, o un servicio divertido y lúdico de «contra el lanzamiento de gas» o los volantes palestinos que irónicamente siguen a los israelíes invitando a los soldados a volver a casa y a no creer a sus gobernantes y otros hallazgos similares que recuerdan la creatividad del movimiento italiano del 77, las balas y el gas lacrimógeno hacen su trabajo, pero no detienen a los miles de personas que, con carretas y automóviles, motocicletas y furgonetas, van a unirse al «pueblo de las tiendas» que está estacionado permanentemente a lo largo de la frontera y que ha dotado a las cinco áreas de los eventos de pequeños refrigerios, librerías y lugares para conferencias y espectáculos que continuarán hasta el 15 de mayo, el día de Naqba, cuando terminará la gran marcha.

Mientras tanto, los drones se multiplican y siguen volando bajo y las balas a lo largo de la zona de la marcha siguen cayendo como respuesta a una manifestación pacífica en la que participan miles de familias. ¿Cuántas personas resultarán heridas hoy? ¿Convenientemente atacados por las balas para permanecer inválidos, o intoxicados por los gases mortales que Israel puede usar libremente? El informe lo hará esta noche el Ministerio de Salud.

Sabemos que las instituciones internacionales tienen una gran responsabilidad, la de no obligar a Israel a respetar el derecho internacional y el derecho humanitario, la única manera de llegar al término de las masacres y detener el aumento del odio que traen consigo el asedio y la ocupación.

A este respecto, ayer escuchamos la noticia de que el Parlamento Europeo ha votado una resolución que es increíble hasta el punto de ser absurda para quienes conocen la situación desde dentro. De hecho, el Parlamento Europeo no ha condenado a Israel, sino a los palestinos que marchan para exigir el respeto de sus derechos. Lo hizo atribuyendo al partido en el poder en la Franja de Gaza, es decir, a Hamás, la culpa de ser el inspirador de la manifestación, sin olvidar, obviamente, atribuirle el calificativo de terrorista según los cánones fieles a la ficción israelí, el que utiliza el poder evocador de algunas palabras después de haber construido a su alrededor un gran corolario. Véase, por ejemplo, «seguridad para Israel», término capaz de justificar cualquier crimen israelí, o Hamás, nombre de una organización política a la que el adjetivo terrorista está subliminalmente vinculado, incluso cuando se le considera inspirador y organizador de una gran iniciativa basada en la no violencia.

Pero el Parlamento Europeo, en el juego cerchiobottista (*) que confunde aún más la realidad, después de haber condenado a Hamás y con ello a los palestinos culpables de exigir el respeto del Derecho internacional, también ha dado una bofetada a Israel porque a la petición palestina de respetar las Resoluciones de la ONU ha respondido con demasiada dureza, causando en solo tres manifestaciones, 32 mártires y casi 3 000 heridos. Si Israel se hubiera contenido en el número de muertos y heridos, lo que quizás haga ahora, no habría habido razón para reprochárselo. No es ni gratificante ni tranquilizador ver que uno de los cuerpos fundamentales del derecho internacional se doblega de esta manera, aniquilando la esencia misma del derecho.

Pero los palestinos de Gaza no están molestos por esto, y de eso se trata esta gran marcha. Ya han decidido, y a menudo lo repiten, que ya no tienen nada que perder, que es mejor morir de pie que vivir de rodillas. Que los que mueran en esta misión pasen el relevo a los que queden, y es este Israel el que no entiende y sigue creyendo en romper la resistencia al seguir violando la ley universal.

Israel no ha entendido que los mártires son «testimonios» y no quitan fuerza a la resistencia, sino que la añaden. Tanto el Gobierno israelí como el Parlamento israelí parecen no haber entendido que, a pesar del enorme y continuo uso de la fuerza para silenciar la Ley, este Estado y sus representantes solo pueden quedar impunes por los crímenes cometidos, pero tendrán que vivir en la pesadilla de una hipotética venganza.

En cada casa palestina hay una foto de un mártir. Un mártir para quien no ha habido justicia. Esa es la condena que Israel no puede eludir y a la que se enfrentará tarde o temprano.

 

(*) palabra periodística periodística. Indica la actitud de aquellos que, al tener que elegir entre más alternativas o expresar sus opiniones, asumen una posición neta, intermedia en comparación con las opciones posibles. (N.d.E.)

Categorías: Asuntos internacionales, Medio Oriente, Opiniones, Política
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.