por Gabriel Bulgach

Hace pocos meses atrás, desde la Secretaría de Integración Social y Urbana despidieron a 50 trabajadores sociales que se desempeñaban en proyectos de urbanización que se desarrollan en la villa 31 de retiro, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Estos despidos se suman a los despidos masivos que vienen realizando el gobierno nacional y los gobiernos provinciales y municipales, en particular de profesionales del campo de las ciencias sociales.

Las directrices del gobierno neoliberal de Macri, de reducir el Estado a la mínima dimensión y de reestructurar los distintos planes y programas sociales en función evidente de llevar a un mínimo no sólo la cantidad de personas beneficiarias de los mismos, sino también el recorte presupuestario de lo que con intencionalidad maliciosa se conocen como el “Gasto Social”.

El gobierno porteño de Rodriguez Larreta ha publicado hace pocos días una oferta laboral en búsqueda de trabajadores sociales para los mismos puestos que los que habían echado anteriormente.

Tal es el grado de rechazo a lo “público” que, como observamos en la imagen que acompaña la nota, explícitamente da cuenta que los “perfiles uba” no serán tenidos en cuenta, en una acción discriminatoria en tanto proveniencia académica de una universidad. Reconozco que jamás he visto algo así en mi vida.

Por supuesto que el mensaje es que serán considerados los profesionales egresados de universidades privadas, en detrimento de aquellos que provienen de las públicas.

Entre 2003 y 2013 se crearon 9 universidades nacionales nuevas en distintos puntos de la Argentina y en ese mismo lapso, el presupuesto universitario se duplicó en relación a su porcentual del PBI[1], llegando en 2013 a casi 2 millones de estudiantes universitarios. De este total, casi el 80% concurre a universidades privadas.

Por su parte, la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, emitió el siguiente comunicado en repudio a la exclusión y discriminación de los egresados de esta casa de estudios:

“La Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires manifiesta su más enérgico repudio a la oferta laboral que trascendió en nombre del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en la que se explicita la exclusión de trabajadores/as sociales con “perfiles UBA”.

En este sentido, las autoridades de la Facultad y de la carrera de Trabajo Social iniciaron las gestiones necesarias para solicitar al Gobierno de la Ciudad las explicaciones pertinentes a los efectos de aclarar el hecho y, en el caso de confirmar su veracidad, instrumentar todas las medidas administrativas y legales correspondientes.

En un contexto en el que ciertos sectores atacan a la educación superior pública, gratuita y de calidad, y se intenta socavar la legitimidad y el prestigio de las Ciencias Sociales en nuestro país, resulta fundamental seguir poniendo en valor la excelencia académica, el compromiso social y la contribución al pensamiento crítico de los/as docentes, graduados/as y estudiantes de nuestra Facultad”.

[1] http://www.cfkargentina.com/acciones-politicas-universitarias-2003-2013/