Probando la política exterior de Duterte en el nuevo orden regional, ASEAN, China y EE. UU.

11.03.2018 - Manila, Filipinas - Karina Lagdameo Santillan

Este artículo también está disponible en: Inglés

Probando la política exterior de Duterte en el nuevo orden regional, ASEAN, China y EE. UU.

Hacia una política exterior filipina independiente

Por

Profesor Roland G. Simbulan

 

Universidad de Filipinas y vicepresidente del Centro para el Empoderamiento de las Personas en la Gobernabilidad (CenPeg)

(El mensaje del coautor durante el lanzamiento del libro PROBANDO LA POLÍTICA EXTERIOR DE DUTERTE EN LA NUEVA ORDEN REGIONAL: ASEAN, China y EE. UU. por Temario Rivera, Roland Simbulan y Bobby Tuazon. University Hotel, UP Diliman, 10 de marzo de 2018).

 

La POLÍTICA EXTERIOR es el instrumento más poderoso para un gobierno decidido a desarrollar y asegurar su territorio. Especialmente en esta coyuntura de nuestra historia, nuestras políticas internas y externas deberían tener un solo objetivo unificado: recuperar el pleno control filipino de sus recursos naturales y humanos, finanzas, actividades económicas, maquinaria estatal, etc., para que nosotros, como filipinos, podamos determinar nuestro camino hacia el desarrollo que pueda beneficiar al mayor número de nuestro pueblo. La política exterior debe ser un instrumento para el desarrollo nacional y la autodeterminación, no un medio para la sumisión negociada.

MI CONTRIBUCIÓN en este libro indaga en la toma de decisiones filipinas sobre las relaciones de seguridad entre Filipinas y EE. UU. y las cuestiones del Mar de Filipinas Occidental y el Mar de China del Sur. La dirección de las relaciones filipino-estadounidenses y filipino-chinas será el resultado de la lucha contenciosa entre los diversos actores e instituciones económicas, políticas y de seguridad de la sociedad filipina que determinan las políticas internas y externas. Sostengo que muchos de estos grupos de interés e instituciones fueron creados por Estados Unidos y continúan formándose, y todavía los influencian fuertemente como parte del proyecto de construcción del Imperio de Estados Unidos en el Asia-Pacífico que comenzó a principios del siglo XX.

DURANTE mucho tiempo, muchas administraciones filipinas desde 1946, se inclinaron ante las imposiciones de los defensores de la dominación estadounidense y sus supuestas políticas de globalización y se tragaron el veneno azucarado de la liberalización, privatización y desregulación. Esto ha causado estragos en nuestra economía nacional y sólo ha traído más desigualdad y pobreza a este país.

ANTES DE PRESENTARSE Rodrigo Duterte anunció su “política exterior independiente”, la base para una política exterior independiente fue consagrada en la Constitución filipina de 1987. Podemos decir que esta directriz de política constitucional fue implementada por el Senado filipino, cuando el 16 de septiembre de 1991, votó para poner fin a la presencia militar estadounidense en suelo filipino, votando para rechazar un nuevo tratado de bases negociado el año anterior. La Constitución de 1987 -que ahora se amenaza con enmendarse- se basa en los principios de “autodeterminación”, ausencia de fuerzas y bases militares extranjeras, desmilitarización y desnuclearización.

LA CONSTITUCIÓN DE 1987 es muy clara sobre nuestra política exterior. La orientación general de nuestra política exterior está claramente expresada en el artículo 2, apartados 7, 8 y 19 de la Constitución:

Sección 7: “El Estado aplicará una política exterior independiente. En sus relaciones con otros Estados, la consideración primordial será la soberanía nacional, la integridad territorial, el interés nacional y el derecho a la libre determinación”.

Sección 8: “Filipinas, en consonancia con el interés nacional, adopta y aplica una política de liberación de las armas nucleares en su territorio”.

Artículo 19: “El Estado desarrollará una economía nacional autosuficiente e independiente, controlada efectivamente por los filipinos”.

La TRANSPARENCIA en política exterior también está garantizada en el proceso de elaboración de tratados: “Ningún tratado o acuerdo internacional será válido y efectivo a menos que haya sido acordado por al menos dos tercios de todos los miembros del Senado”.

SI ESTAS disposiciones son borradas o diluidas cuando la Constitución sea enmendada, estaremos eliminando las disposiciones pro-filipinas y pro-soberanía nacional para adaptarlas a la constitución global neoliberal, el Acuerdo General sobre Comercio y Aranceles (GATT).

TAMBIÉN SE ADAPTARÁN al “papel de policía global” de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, que no respetan ninguna frontera nacional de otras naciones.

ADMITIMOS QUE lo que no logramos es desarrollar una fuerza de defensa nacional creíble y capacidad para la seguridad externa después de que el Senado filipino rescindiera el Acuerdo de Bases Militares Filipinas-Estados Unidos en 1991. Por lo tanto, hemos vuelto a la dependencia de los Estados Unidos para nuestra seguridad. En particular, el Acuerdo de Fuerzas Visitantes (VFA) de 1991, el Acuerdo de Apoyo Logístico Mutuo (MLSA) de 2003, y el Acuerdo Mejorado de Cooperación para la Defensa (EDCA) de 2014 han señalado el regreso de facto de la presencia militar estadounidense en Filipinas, lo que ha permitido a Estados Unidos construir instalaciones militares estadounidenses en suelo filipino. Estados Unidos ha utilizado estos acuerdos para participar en operaciones de combate emprendidas por las Fuerzas Armadas de Filipinas y la Policía Nacional Filipina. Los acuerdos también han legitimado la construcción de infraestructura militar estadounidense dentro del territorio filipino para el uso exclusivo de los militares estadounidenses para su maquinaria bélica global.

AHORA, bajo el acuerdo ejecutivo EDCA, Filipinas ha abierto sus bases militares y reservas para la construcción de instalaciones militares estadounidenses. Estas están en las siguientes áreas abiertas por la AFP para que las fuerzas estadounidenses establezcan instalaciones y bases militares estadounidenses, además de las que han estado utilizando desde 2003 en el suroeste de Mindanao:

  1. Base Aérea Antonio Bautista, cerca de las Islas Spratlys, Palawan
  2. Base Aérea de Basa en Pampanga
  3. Fuerte Magsaysay en Nueva Ecija
  4. Base Aérea de Lumbia en la Ciudad de Cagayan de Oro
  5. Base Aérea Mactan-Benito Ebuen en Cebu

Las ACTIVIDADES del personal de Estados Unidos en el país, particularmente su integración con el personal militar filipino en operaciones de combate contra amenazas internas al gobierno, sólo continúan la tradición colonial de las AFP como parte de las Legiones del Ejército de Estados Unidos en la región Asia-Pacífico.

Las FUERZAS de EE. UU. en Filipinas juegan un papel regional y global como fuerzas de intervención utilizando a Filipinas como trampolín y plataforma de lanzamiento para las fuerzas militares estadounidenses. Las pruebas que sugieren el establecimiento de instalaciones permanentes o de uso a largo plazo del personal militar de los EE. UU. que son reconocidas incluso por la Comisión de Base en Ultramar del gobierno de los EE. UU. como “bases operativas” del ejército estadounidense, indican además que la presencia militar de los EE. UU. en el país no es a corto plazo y no por el bien de simples ejercicios de entrenamiento como lo especifican nuestros acuerdos actuales con los EE. UU.

LOS AÑOS después de la VFA y el EDCA han visto al país gradualmente dar pleno acceso a la máquina de guerra global de los EE. UU. en cualquier parte del territorio filipino. En septiembre de 2017, EE. UU. anunció una nueva Operación Pacific Eagle-Philippines para su país. presencia militar en el país. Por razones que van desde la lucha contra el terrorismo, el socorro en casos de desastre y la rehabilitación, hasta la impotencia del país para proteger los intereses filipinos en el Mar del Sur de China, las fuerzas militares estadounidenses regresan al país y son bien recibidas por la administración de Duterte. Nuestra prohibición constitucional de las armas nucleares es ignorada por los navíos y aviones de guerra estadounidenses con armas nucleares a los que hemos dado acceso y tránsito incondicional. ¿Hemos olvidado que, a menos que defendamos nuestros intereses nacionales, económicos, políticos y de seguridad como nación soberana, no podremos ganarnos el respeto de la ASEAN y del resto del mundo?

La Corte Permanente de Arbitraje de 2016 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar en La Haya, que fue una victoria rotunda para Filipinas, es tanto un reto como una oportunidad.

Una política exterior GENUINAMENTE independiente es una política que jura amistad a todos y enemistad a nadie, una política que da primacía a nuestros intereses nacionales independientemente del conflicto entre las grandes potencias. Se trata de una política que, sobre todo, reorienta nuestro esfuerzo en la cuestión más urgente, la del crecimiento económico acelerado para hacer frente a la pobreza masiva, de la que dependen todas las demás fuentes de fortaleza nacional. En cuanto a la cuestión del Mar de Filipinas Occidental, debemos preguntarnos cuál es nuestro objetivo estratégico. El objetivo estratégico ideal es que Filipinas goce de la amistad de Estados Unidos, China y Japón, y no sea un peón en sus inevitables conflictos.

Nuestra visión para Filipinas es convertirnos en una nación respetada y soberana en la región, política y económicamente. Pero si nos atenemos a las viejas reglas de las alianzas y enfrentamientos militares, como lo que prevaleció durante la era de las bases estadounidenses de la Guerra Fría, entonces se perderá la oportunidad y no se obtendrá ningún beneficio en términos de una verdadera seguridad o prosperidad económica.

PODEMOS mirar hacia atrás para aprender las duras lecciones del dominio colonial y neocolonial. Ahora, sólo podemos avanzar. Tulad ng isyu sa diktadurang Marcos, huwag na nating isubo pa ang isinuka na natin sa nakaraang panahon. (Como en la dictadura de Marcos, no aceptemos lo que ya hemos vomitado o expulsado en el pasado).

Maraming Salamat, en MABUHAY!

Roland G. Simbulan es un autor, educador y erudito conocido por su defensa activa contra la energía nuclear, las armas nucleares y las bases militares de Estados Unidos en Filipinas. Ocupa la cátedra Centennial Professorial Chair in Development Studies and Public Management en la Universidad de Filipinas, Manila, donde enseña desde 1981. Fue Regente de Facultad de la Junta de Regentes de la U. P. y ex Vicerrector de Planificación y Desarrollo de la U. P. Es autor de The Bases of our Insecurity, A Guide to Nuclear Philippines, The Continuing Struggle for an Independent Philippine Foreign Policy, The Covert History of CIA Operations in the Philippines, y Forging a Nationalist Foreign Policy, entre otros trabajos.

El Centro para el Empoderamiento de las Personas en la Gobernabilidad (CenPEG) es un centro de políticas públicas establecido poco antes de las elecciones de mayo de 2004 para ayudar a promover el empoderamiento de las personas en la gobernabilidad. Consciente del carácter elitista y clientelista del actual sistema electoral y político del país, el CenPEG aboga especialmente por la representación democrática de los pobres.

Nota: El libro ya está disponible en la librería Popular de Morato, Quezon City; en la oficina del CENPEG (consulte la dirección en el sitio web) y pronto en las librerías Nacionales. http://www.cenpeg.org/

Categorías: Asia, Asuntos internacionales, Internacional, Política
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


App Pressenza

App Pressenza

Video presentation: What Pressenza is...

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.