“Poder al pueblo”: ¿y si tuvieran razón sobre la justicia?

13.01.2018 - Carmelo Musumeci

Este artículo también está disponible en: Italiano

“Poder al pueblo”: ¿y si tuvieran razón sobre la justicia?

La propuesta electoral del movimiento político “Poder al pueblo” para combatir a las mafias con la abolición de la cadena perpetua y el 41bis ha gritado el escándalo, de mala fe algunos profesionales de la antimafia y de buena fe parte del pueblo de izquierda. Pasé más de 35 años de mis 62 años en prisión, 5 de ellos bajo el régimen 41bis en Asinara, y creo que la gente inteligente tiene pocas certezas y muchas dudas, así que tal vez lo piense un poco.

Me parece que hasta ahora las políticas, que han durado más de veinte años, de la dura prisión y una condena hasta el año 9.999, han traído más ventajas a las mafias (al menos a las políticas y financieras) que desventajas, porque incluso los expertos en la materia dicen que la élite mafiosa es más poderosa ahora que antes. A estas alturas, creo que, si solo se trata de una cuestión de seguridad y no de venganza social, la pena de muerte es más segura para la sociedad que la cadena perpetua o el régimen de tortura del 41bis.

Algunos dicen que la dura prisión, al menos al principio, era útil, pero ¿a qué precio? Creo que, a largo plazo, el régimen de tortura 41bis, y una pena verdaderamente interminable como la cadena perpetua, han reforzado la cultura mafiosa, porque han desencadenado el odio y el resentimiento hacia las instituciones, incluso en los familiares de los prisioneros.

Creo que es realmente difícil cambiar, cuando estás encerrado en una celda y ya no puedes tocar a la gente que amas, ni siquiera durante esa hora de conversación mensual. Con el paso de los años, sus propios familiares comienzan a ver al Estado como un enemigo al que se debe odiar, y existe el riesgo de que sus hijos, que podrían salvarse, se conviertan en mafiosos.

Creo que es un error renunciar a parte de nuestra humanidad para vivir en una sociedad más segura. Recuerdo que en mi época la dura prisión se aplicaba indiscriminadamente, incluso a los jóvenes, algo mayores de 18 años, que ciertamente no podían ser “jefes”, para tener un consenso político y social, más que por razones de seguridad.

Puedo decir que para mí es mucho más “doloroso” y reeducativo ahora ofrecerse como voluntario en una estructura de la Comunidad Papa Juan XXIII (fundada por Don Oreste Benzi) que los últimos años amurallados viviendo en total aislamiento durante el régimen de tortura 41bis. Tratado de esa manera por las instituciones, me sentía inocente de lo mal hecho; ahora, en cambio, que soy tratado con humanidad, me siento más culpable de las decisiones equivocadas que tomé en mi vida. Y creo que esto también podría sucederle a la mayoría de los prisioneros que siguen detenidos en ese círculo infernal. Estoy convencido de que incluso el peor criminal, mafioso o terrorista, podría cambiar con un castigo más humano y una cierta sanción. Hay personas que han estado sometidas al régimen de tortura del 41 bis durante decenios, a cadena perpetua y que, cuando entraron en la cárcel, acababan de cumplir 18 años, pasando más años de su vida dentro que fuera. Las personas que han cambiado, o pueden cambiar, pero nunca podrán probarlo porque el certificado de detención establece que su sentencia terminará en 9.999. Dado que en Italia no existe la cadena perpetua, vale la pena recordar que en Italia hay más de 1.600 condenas a cadena perpetua, la mayoría de los cuales se oponen a cualquier beneficio carcelario y que, por lo tanto, están destinados a morir en la cárcel, sin haber salido nunca de ella, en décadas y décadas de prisión.

En todos los casos no existe el riesgo cero para ninguna persona, porque somos humanos. Hay bien y mal en nosotros, y a veces también depende de la sociedad arriesgarse a asumir el bien. Créanme, el régimen 41bis y una sanción eterna reducen a la gente a vegetales -en el mejor de los casos- o a seres incluso más criminales que cuando entraron en la cárcel.

Es cierto que una sociedad tiene derecho a defenderse de los miembros que no respetan la ley, pero es igualmente razonable que no lo haga demostrando que es peor que ellos. Desafortunadamente, esto a veces pasa. Creo que el régimen de tortura 41bis, junto con los castigos que nunca terminan, no dan respuestas constructivas, y mucho menos reeducativas. Uno no puede educar a una persona sosteniéndola en el infierno durante décadas, sin decirles cuándo terminará su sentencia, especialmente siendo que haya más posibilidades de que no vuelva repetir el delito. Dejarlo en esa situación de suspensión e inercia lo destruirá y, después de tal tratamiento, incluso el peor asesino se sentirá “inocente”, mientras que las personas buenas correrán el riesgo de sentirse “culpables”. No quiero convencerlos, sólo quiero presentarles algunas dudas. No puedo hacer otra cosa.

www.carmelomusumeci.com

Carmelo Musumeci nació en 1955 en Sicilia. Condenado a cadena perpetua’, ahora está en semi-libertad en la prisión de Perugia. Pasó buena parte de su vida en prisión y esta experiencia lo condujo a sus escritos y novelas. Ha estudiado siempre en cárceles de forma autodidacta hasta terminar tres títulos: en 2005 en Ciencias Jurídicas, con una tesis en Sociología del Derecho titulada “Vivir la cadena perpetua”; en mayo de 2011 en Derecho, con una tesis titulada “La pena de muerte viviente”. En 2016 se gradúa en Filosofía, con un voto de 110 votos y alabanza, discutiendo la tesis “Biografías desviadas”.

En su último libro, “La Belva della cella 154, aborda el tema de la cadena perpetua y la prisión dura.  

Categorías: Derechos Humanos, Europa
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Foro Humanista Europeo 2018

Video presentation: What Pressenza is...

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.