¿PE.S.CO o N.A.T.O.? Instantánea de un engaño

15.01.2018 - Gregorio Piccin

Este artículo también está disponible en: Italiano

¿PE.S.CO o N.A.T.O.? Instantánea de un engaño
(Imagen de Guido Carrara)

Nació la tan esperada defensa común europea. ¿Es eso cierto? Empecemos por el hecho más evidente: para poder hablar realmente de defensa común, sería útil empezar por una política exterior común, que claramente no existe y probablemente nunca existirá en el contexto político actual. Europa es, de hecho, una agregación de Estados que comparten la moneda e ideología neoliberales, pero en política exterior cada uno es para sí mismo.

De hecho, cada país tiene sus zonas de influencia mínimas o ampliadas e intereses conexos, a menudo en conflicto o en competencia con las de otros, que se defienden siguiendo un modelo neocolonial.

Cada país tiene entonces su propia industria nacional de armamento (más o menos) desarrollada y sus propias directrices para el desarrollo del instrumento militar, directrices que están estructuralmente ligadas a la absorción de la producción de su propia industria.

Es cierto que existen áreas de compartición y coordinación en algunos sectores estratégicos como programas de adquisiciones, tecnologías, industrias, exportaciones, investigación, misiones internacionales. También es cierto que el 80% de las adquisiciones y el 90% de los proyectos de investigación se desarrollan sobre una sólida base nacional y que las misiones internacionales de cierta importancia, es decir, las guerras de agresión y las ocupaciones de terceros países en las que Italia también ha participado y participa, sólo son posibles en el marco de las capacidades de proyección puestas a disposición por los Estados Unidos.

El único horizonte común (y ni siquiera para todos los Estados miembros de la UE: 21 de 27) sobre la cuestión de la defensa es, por tanto, la OTAN.

Por este motivo, la cuestión de la «defensa europea» se reduce a un nivel algo modesto: ni siquiera será remotamente un ejército europeo y ni siquiera una antesala, sino una mera cooperación estructurada permanente (PESCO) firmemente vinculada a la OTAN y, por tanto, a los Estados Unidos. Toda la operación se construyó en total acuerdo con las operaciones y los estándares tecnológicos de la OTAN, con el objetivo preciso de seguir desarrollándolos.

Concretamente, PESCO es el producto de un compromiso entre Francia y Alemania más España e Italia como grupo de países de la zona euro más poblados y con mayor relevancia militar (operatividad y tecnología).

Este grupo promotor, en el que el histórico eje franco-alemán es evidentemente dominante, se materializó en Versalles en una cumbre insólita el pasado mes de marzo. Al margen de la cumbre en cuestión, el entonces presidente francés François Hollande dejó claro con palabras inequívocas que la reunión se trataba de: «… No sólo queremos conmemorar los Tratados de Roma, sino que juntos queremos afirmar nuestro compromiso con el futuro. Francia, Alemania, Italia, Italia y España tienen la responsabilidad de trazar el camino; no para imponerlo a otros, sino para ser una fuerza al servicio de Europa que impulse a otros (…) La defensa es un tema que los Tratados de Roma evitan deliberadamente. Hoy, sin embargo, Europa puede relanzarse con la defensa para garantizar la seguridad, actuar a escala mundial y buscar soluciones a los conflictos que la amenazan. Esto debe ser, en línea con el compromiso de la OTAN, nuestra prioridad…».

Por el momento, 25 de los 28 países de la Unión Europea se han adherido a PESCO.

El proceso de toma de decisiones debe estructurarse en dos niveles: un nivel general en el Consejo de Asuntos Exteriores, donde las decisiones se adoptarán por unanimidad entre los países que participan en el PCI; y, por lo tanto, un nivel específico, dividido por proyectos individuales, gestionado por los países que participarán en el mismo.

Por el momento, la cooperación estructurada dispondrá de 1500 millones de euros anuales procedentes del Fondo Europeo de Defensa creado el pasado verano. Pero esta cifra, como ocurre a menudo en nuestros propios presupuestos militares, es sólo la punta del iceberg: De hecho, la exención del IVA está prevista para la comercialización de sistemas de armas a los países de la UE (que evidentemente tendrá un coste considerable), mientras que el Ministro de Defensa italiano Roberta Pinotti ha dicho que es cierto que el presupuesto mínimo disponible por el Fondo Europeo más la misma exención del IVA actuará como una fuerza impulsora para un mayor compromiso económico de los países miembros individuales.

He aquí, pues, el verdadero objetivo de PESCO: dinero para financiar no tanto una operación conjunta (al pensamiento de la OTAN) sino proyectos de investigación, consorcios industriales y compras de sistemas de armas comunes como los misiles, una nueva tendencia del momento.

En este sentido, en lugar de ser un área abierta a la cooperación, PESCO es ya el enésimo campo de batalla en el que las industrias bélicas nacionales (y sus respectivos gobiernos de referencia) lucharán soterradamente.

Cada uno por su cuenta.

Uno de los puntos mencionados en el preámbulo del Protocolo de la UNESCO es que la Unión Europea y sus Estados miembros se han comprometido a promover un orden mundial basado en normas, con el multilateralismo como principio clave y las Naciones Unidas como centro.

De ser así, sería un buen punto de partida. Sin embargo, la historia de las intervenciones militares y, en términos más generales, de toda la política exterior de los principales países europeos (incluida la nuestra) desde 1989 nos demuestra que ni el derecho internacional, ni el multilateralismo, ni las Naciones Unidas han recibido la debida consideración.

25 países de la Unión Europea se han adherido a PESCO: Italia, Francia, Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Croacia, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Polonia, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia, Irlanda y Portugal. Permanecen fuera del Reino Unido, Dinamarca y Malta.

Un amplio grupo de Estados muy heterogéneos ha decidido, por tanto, comprometerse concretamente en el ámbito militar, aunque, desde un punto de vista operativo, la PESCO no es ciertamente un punto de inflexión hacia una mayor autonomía europea que la OTAN.

El meollo de esta operación es una lista de 20 puntos contenidos en el protocolo PESCO.

El primero de estos puntos requiere un aumento del presupuesto destinado al gasto militar. A continuación se incluye una lista de directivas relativas a las cuotas presupuestarias que se dedicarán a la investigación y desarrollo de sistemas de armamento de interés tanto nacional como comunitario.

Sólo dos de los veinte puntos mencionados en el protocolo se refieren a compromisos relacionados con la disponibilidad y el despliegue de tropas en un marco común. En realidad, se trata de una invitación a los países que aún no lo hayan hecho para que establezcan su propio grupo de combate (1500 hombres) y lo pongan a disposición para ejercicios conjuntos y para el cambio de guardia semestral dentro del marco UE-BG (dos grupos de combate por semestre). Todo ello con una referencia explícita a la interoperabilidad con la OTAN.

En resumen, lo que Europa ha puesto en juego desde 2005, y que ahora se confirma con PESCO, son como máximo tres mil hombres divididos en dos grupos de batalla que esperan ser empleados en alguna misión. Para completar el cuadro, hay que decir que en doce años de doctrina UE-BG, nunca se ha empleado un grupo de combate en la guerra y, de hecho, algunos años han visto desaparecer al menos una de las cuotas…

Este simple hecho podría sugerir que los países europeos (incluidos los nuestros) son de hecho pacíficos y han abandonado sus impulsos bélicos, pero la historia de los últimos veinte años muestra que los mismos países, aunque han estacionado a sus soldados en la UE-BG, han participado y siguen participando en todas las guerras de agresión de los EEUU y la OTAN.

No sólo eso, sino que desde 2002 también han encontrado los recursos para encuadrar a sus soldados en la Fuerza de Respuesta de la OTAN (NRF), una fuerza de reacción rápida compuesta por 20.000 soldados, lista para el despliegue y que puede proyectarse en cada rincón del planeta en tres días.

Para seguir demostrando la incoherencia de la denominada «defensa europea», conviene centrarse al menos en la actitud concreta de los dos pilares europeos: Alemania y Francia.

El pasado 15 de febrero, Alemania, la República Checa y Rumanía anunciaron el lanzamiento de un programa radical de integración militar.

Como informa Foreign Policy, la 81ª Brigada Mecanizada Rumana y la 4ª Brigada de Infantería Checa (ya desplegada en Kosovo, Afganistán, Irak y Bosnia-Herzegovina) se unirán a dos grandes unidades alemanas: la 10ª División Blindada y la División de Reacción Rápida.

El mando será responsabilidad de Alemania y el idioma que se utilizará no será el alemán sino el inglés, y quizás no por casualidad ya que el anuncio de esta operación (enero de 2017) fue hecho por los Ministros de Defensa de los tres países con la presencia de Camille Grand, Asistente de la Secretaría General de Inversiones en Defensa de la OTAN.

Alemania no tomó una iniciativa unilateral, sino que desarrolló el Concepto Marco de la OTAN para las Naciones Unidas, que invita a los pequeños ejércitos a integrarse en sub-alianzas coordinadas, funcionales y orgánicas dentro del mismo Pacto Atlántico. Algo muy lejos de un «ejército europeo».

El gobierno alemán ha tomado la pelota: para tener unos pocos miles de soldados ya profesionalizados, para compensar su capacidad de combate a través de un cómodo reparto militar y así aumentar su peso dentro de la OTAN a través de una carrera hacia los pesos nucleares máximos de su propio cuadrante (Francia y Reino Unido).

Al otro lado del eje que domina la eurozona está Francia. Este país es una potencia militar mediana con capacidades nucleares, con amplios intereses neocoloniales en el continente africano y con consecuentes marcadas capacidades de proyección de la fuerza militar que ejerce regular y unilateralmente. El ataque pretexto a Libia en 2011, del que Francia fue promotor y líder (junto con el Reino Unido), fue un claro ejemplo de cuánto está dispuesto a hacer este país por la «defensa» de su área de interés estratégico. En el caso de Libia, se trataba principalmente de neutralizar el proyecto de Gaddafi para poner en juego las enormes reservas de oro, petróleo y gas en Libia con el fin de construir una moneda panafricana que podría socavar el franco CFA que todavía se utiliza en 14 Estados subsaharianos, antiguas colonias francesas. Antes de Gaddafi, otros Jefes de Estado intentaron el camino de una independencia sustancial, pero es evidente que la grandeza no puede mantenerse sin el pilar del llamado Francafrique: en los últimos 50 años, un total de 67 golpes de Estado han tenido lugar en 26 países africanos; el 61% de ellos se han producido en África francófona y, precisamente, en 16 antiguas colonias francesas.

Y parece que África, en particular la parte centro-occidental del mundo, se ha convertido recientemente en el terreno de una especie de hipócrita cambio de intereses a nivel de algunos países de la zona euro. Desde la desaparición del franco francés, el franco CFA está vinculado al euro gracias a la permanencia del sistema bancario francés como centro de capitalización del franco africano. Pero la convertibilidad CFA/euro ha traído consigo al menos dos consecuencias importantes: la primera es que los países sometidos a este tipo de acoso financiero han desarrollado economías dependientes de las importaciones de Europa con una dificultad objetiva para producir para el mercado interior y exterior y con una capacidad de compra de la población estructuralmente deprimida; la segunda es que Francia ya no puede mantener la exclusividad en este juego.

Así pues, desde 2015, Alemania ha enviado a Malí (no Siria o Irak) un contingente propio, que ahora cuenta con más de mil soldados, mientras que Italia enviará un contingente de 470 soldados a Níger en el marco de la llamada «Coalición para el Sahel» lanzada por el gobierno de Macron en una cumbre en París el pasado 13 de diciembre, en el que, además de la tríada europea (Francia, Alemania e Italia), participaron también Malí, Níger, Chad, Burkina Faso y Mauritania.

Todo este activismo nace de la necesidad de enfrentarse al terrorismo y a la inmigración yihadista o al menos esta es la versión oficial (también para legitimar a la misma PESCO a los ojos de la opinión pública). De hecho, en segundo plano, hay acuerdos comerciales exclusivos, suministros de sistemas de armamento, multinacionales de banderas y soldados que garantizan, certifican, pero sobre todo defienden el éxito.

Este esquema neocolonialista clásico es el verdadero centro de la «defensa europea – cada uno para sí mismo», junto con el apoyo directo al sector industrial militar hecho en Europa… No el derecho internacional, el multilateralismo o las Naciones Unidas, como se indica en la grotesca premisa del protocolo PESCO como contextos de referencia.

Pan y tanques.

El pan, la leche y la pasta se consideran bienes primarios tan importantes que el Estado apoya su consumo bajando el IVA al 4%.

Lo mismo ocurre con otros bienes y servicios de consumo como los productos farmacéuticos, el transporte, la energía y el suministro de agua, en los que el descuento se fija en el 10%.

A partir de 2017, se ha incorporado un nuevo tipo de mercancía a la cesta de bienes: armamento y tecnologías militares en general.

Nuestro Gobierno, de acuerdo con nuestros socios europeos, ha decidido eliminar completamente el IVA para todos los sistemas de armas adquiridos por los países europeos pertenecientes a PESCO en el marco de los programas de cooperación industrial-militar gestionados por la Agencia Europea de Defensa (Eda).

Desde el punto de vista de las capacidades militares-industriales, Italia es el tercero de los cuatro países que han formado el núcleo promotor de PESCO (Francia, Alemania, Italia, España) y la propuesta de exención del IVA es totalmente italiana, para ser exactos un éxito que el Ministro de Defensa Roberta Pinotti se atribuye a sí mismo.

«…La exención del impuesto sobre el valor añadido -que puede utilizarse inmediatamente para cualquier tipo de proyecto Eda- crea un interés comercial para todos los programas de cooperación en materia de defensa…», afirmó el pasado mes de octubre Jorge Domecq, Director General de Eda.

Dado que Leonardo-Finmeccanica es uno de los principales fabricantes mundiales de armamento, la cuota del IVA que Italia renunciará en sus empresas europeas constituirá otro coste «oculto» que los ciudadanos italianos pagarán para mantener el rentable tráfico de armas. De hecho, se espera que el equilibrio entre el IVA no pagado por los países compradores italianos de tecnología y el saldo no pagado por Italia para la compra de tecnologías extranjeras resulte de hecho negativo.

Por lo tanto, PESCO es un importante apoyo y revitalización del sector industrial de referencia.

Hay pruebas claras de ello, más allá de la exención del IVA, de toda una serie de medidas directas e indirectas destinadas a apoyar la cadena de contratación pública (investigación, desarrollo y adquisición): La posibilidad de financiar proyectos a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y, en particular, las directrices vinculantes para los países adherentes que figuran en el Protocolo PESCO, como el aumento del gasto militar, el aumento de la parte de los presupuestos destinada a investigación y desarrollo y la racionalización de la toma de decisiones militares.

Todo este paquete de regalos financieros y políticos a la industria europea y a nuestras propias industrias armamentísticas devuelve un poco de sentido comercial a la Guerra Fría 2.0 que Estados Unidos quería y exigía en la OTAN/Europa Oriental.

El movimiento de la Cortina de Hierro desde Friuli y Alemania cerca de las fronteras rusas, además de afectar a la economía real de países como el nuestro, ya ha producido de hecho un aumento significativo del gasto militar en países como Polonia, Rumania y Estonia, que han centrado el parámetro de la OTAN del 2% del PIB, mientras que Letonia y Lituania lo alcanzarán en 2018. E incluso si estos países se consideran más cercanos a los Estados Unidos que a la Unión Europea, también es cierto que PESCO hace que las mercancías convencionales fabricadas en Europa sean hoy en día mucho más ventajosas y competitivas.

Los sistemas de armas avanzadas, como los misiles de misiles comparables al THAAD estadounidense o al S-400 ruso, o los cazas bombarderos de quinta generación (como el ruso F35 o el SU-57) ciertamente están desaparecidos de los catálogos del viejo continente. Por lo que se refiere a estos últimos, parece que se ha creado un eje franco-alemán para producir uno europeo, pero esto parece una posibilidad bastante poco realista, dados los muy largos costes/tiempos de desarrollo y la situación del mercado mundial ya disputada por Estados Unidos, Rusia y China.

Mucho más asequible, si podemos arriesgarnos a hacer una previsión, será el desarrollo de sistemas de misiles antimisiles que podrían convertirse en terreno (no obstante, caro) de un proyecto compartido en el marco PESCO.

Más allá del relato de las circunstancias y de la retórica europeísta que acompañó el lanzamiento de la Cooperación estructurada permanente y que la imagina como el contexto para promover consorcios y colaboraciones industriales, la realidad parece más bien una «competencia despiadada y permanente».

Los más preocupados parecen ser nuestros propios industriales, que exigen un aumento sustancial del gasto militar para satisfacer adecuadamente a nuestros competidores europeos. En el marco de una reciente audiencia en la Comisión de Defensa de la Cámara, el presidente de la Aiad (Asociación de Compañías Aeroespaciales, de Defensa y de Seguridad Italianas) Guido Crosetto afirmó que «… una racionalización de la industria europea significa una reducción sustancial del número de productos y, en consecuencia, de los productores, y, si no está fuertemente gobernada por un sistema de país determinado, corre el riesgo de hacer de nuestra industria del sector una olla de barro. (…) Pensar en un único inversor europeo en este sector significa no solo tener a las empresas preparadas para una competencia mucho más fuerte, sino también tener todo el sistema del país listo, los funcionarios, la burocracia, el sistema financiero (…) Apoyar este cambio también significa ajustar el presupuesto italiano a los porcentajes del PIB invertido por nuestros «competidores» industriales, para no dejarles ventajas irrecuperables … «. En este contexto, continúa Crosetto, la defensa «… corre el riesgo de hablar, dadas las actuales relaciones de fuerza y dados los acuerdos ya hechos entre Macron y Merkel, sobre todo francés o alemán…».

El hecho de que los «grandes» industriales italianos sean una categoría acostumbrada a vivir en la categoría de búsqueda de protecciones e incentivos estatales es un hecho afirmado, que la categoría específica de los industriales de los armamentos es aún más otro hecho, pero el análisis de Crosetto es más bien centrado.

Así lo atestiguan las actuales negociaciones sobre construcción naval entre la empresa francesa Stx y Fincantieri, un astillero italiano. Pero mientras que detrás de Stx hay Thales (coloso francés de la electrónica militar/aeroespacial) detrás de Fincantieri no hay actualmente ningún Leonardo-Finmeccanica. Y esto puede ser un problema porque la mitad del valor de un barco militar es el casco, pero la otra mitad es la electrónica y los sistemas de armas a bordo.

Siendo así las cosas y considerando el amor transversal blindado e inoxidable de la «gran» política de beligerancia e industria que lo requiere, el grito de la «alarma» de Crosetto no caerá en el vacío…

Además, debido a que los industriales han recibido recientemente el reconocimiento de Fiom en este juego, que ha juzgado el trabajo del ex CEO de Finmeccanica Moretti digno de elogio (venta de activos de transporte y energía para centrarse en la alta tecnología militar) e incluso propuso una recapitalización de la nueva empresa con la Cassa Depositi e Prestiti.

Por lo tanto, la PESCO no será una oportunidad para una reducción general del gasto militar y una revisión histórica de la política exterior y militar continental; será, si acaso, la enésima oportunidad para que la industria bélica socialice los costos de la investigación y el desarrollo y obtenga beneficios estratosféricos.

Categorías: Asuntos internacionales, Europa, Opiniones
Tags: , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

50 anniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Europe.Netting

Europe.Netting

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.