¿Qué hay de las protestas de Irán?

09.01.2018 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés, Griego

¿Qué hay de las protestas de Irán?
(Imagen de Rwendland, Wikimedia Commons)

Por Emily Thornberry, miembra del parlamento laborista y responsable de asuntos exteriores, publicada en Facebook, con agradecimiento a Owen Jones, quien presenta su post: “Apoye los derechos humanos en Irán, aprenda de la calamitosa historia de la intervención occidental en Oriente Medio”. Excelente publicación de Emily Thornberry”.

“Queridos amigos,

Varios de ustedes han estado en contacto conmigo en Facebook y en otros lugares durante la última semana preguntándose sobre la situación en Irán, así que pensé en escribirles una breve nota para darles una idea de los eventos y explicarles cómo está respondiendo el Partido Laborista.

El acuerdo alcanzado en 2015 con el gobierno iraní para detener su programa nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones fue un paso vital en sí mismo, pero también pretendía ser el puente hacia algo mejor y más amplio. Tenía la intención de mostrar que, si se podía establecer y mantener la confianza en un tema crucial, y si se podían fortalecer las relaciones económicas y diplomáticas entre Irán y Occidente, entonces podríamos comenzar a entablar un diálogo sobre otros temas, desde la influencia regional de Irán hasta su enfoque de los derechos humanos, incluida la plena libertad de las mujeres iraníes.

Esto es a lo que creo que tenemos que volver, pero no hay duda de que los últimos meses han estado repletos de reveses en esos frentes, desde los intentos de Donald Trump de socavar el acuerdo nuclear y la escalada de las guerras de poder de Irán con Arabia Saudita Arabia, para el tratamiento de Nazanin Zaghari Ratcliffe y, en los últimos días, la respuesta de las autoridades iraníes a las protestas en todo el país.

Estoy segura de que usted, como yo, se ha sentido consternado por la violencia denunciada, con varios manifestantes que se creyeron muertos y cientos de otros esperando un destino incierto después de ser arrestados. Al igual que en todas las situaciones como esta, las autoridades iraníes tienen la responsabilidad particular de mostrar moderación en su actuación policial, permitir que prosigan las protestas pacíficas y democráticas y permitir un diálogo adecuado para que todas las quejas políticas y económicas puedan plantearse y resolverse.

Además, las autoridades tienen la responsabilidad de garantizar que, cuando los manifestantes pacíficos hayan sido arrestados, reciban un trato justo y sean liberados sin demora. La protesta pacífica nunca debe ser tratada como un crimen, y hacerlo solo empeorará la sensación de agravio entre aquellos que han salido a las calles en los últimos días.

Por supuesto, aquellos de ustedes que se unieron a mí y al Partido Laborista en los últimos años en su campaña por la libertad de Nazanin, o contra el barbárico castigo de la comunidad LGBT iraní, las mujeres que tienen sexo fuera del matrimonio y otros grupos perseguidos, saben cuán draconiano y arbitrario puede ser el sistema judicial iraní, pero debemos instarlos a dar vuelta a una nueva esquina, comenzando con los manifestantes actualmente detenidos.

En cuanto a las protestas, he leído grandes volúmenes de análisis y comentarios en los últimos días, algunos extremadamente bien informados y otros (como los Tweets de Donald Trump) todo lo contrario. Lo que está claro para mí es que hay un conjunto extremadamente complejo de factores en juego, y cualquier intento de imponer un tamaño único para todos los conocimientos sobre los orígenes, la organización y los objetivos de estas protestas es francamente inútil.

Por ejemplo, parece bastante claro que las protestas originales en la segunda ciudad de Irán, Mashhad, fueron orquestadas por partidarios de la línea dura del establecimiento teocrático iraní que busca socavar a su oponente, el llamado presidente reformista Rouhani, y explotar la ira pública ante el aumento de los precios de los alimentos al hacerlo. También hay pocas dudas de que los propios partidarios de Rouhani respondieron de la misma manera en las protestas en otras ciudades al orquestar cánticos dirigidos a los intransigentes.

Sin embargo, más allá de esos elementos orquestados de luchas internas en el régimen, hubo protestas públicas claramente amplias y espontáneas dentro de las protestas que todos podemos entender y apoyar: sindicalistas que hacen campaña por los derechos de los trabajadores; mujeres que luchan contra leyes arcanas que gobiernan su vestimenta y su vida sexual; comunidades de la clase trabajadora que protestan por el desempleo y el costo de la vida; y jóvenes que piden una mayor libertad política.

Pero en diferentes ciudades en diferentes momentos, también ha habido voces que piden la restauración de la monarquía de Irán antes de 1979, apenas recordada como una era gloriosa de derechos humanos y libertad política; y menos reportados en Occidente, ha habido varias “protestas progubernamentales” genéricas, demostraciones bien organizadas y concurridas, diseñadas para mostrar que no son solo los diferentes manifestantes contrarios al régimen quienes pueden llenar las calles.

Entonces, en resumen, no es fácil entender lo que está sucediendo en Irán, y mucho menos resumirlo en algunos Tweets. Y mi punto de vista personal es que, en este tipo de situaciones complejas, debemos mostrar un poco de cautela y evitar precipitarnos a conclusiones sobre lo que estamos viendo y hacia dónde nos conducirá.

Porque, como tantas veces en el Medio Oriente y África del Norte, hemos estado aquí antes. Durante la Primavera Árabe, después de la exitosa revolución callejera en Túnez, hubo una prisa por etiquetar cada levantamiento en cada país con la misma insignia: todos fueron interpretados optimistamente como protestas populares por personas comunes que buscaban derrocar regímenes opresivos y dar paso a una nueva era de democracias liberales y seculares.

Y no hay duda, al igual que en Irán en los últimos días, de que un gran elemento de protesta en cada uno de esos países de la Primavera Árabe representaba exactamente esa visión. Sin embargo, esa nunca fue la imagen completa, y cuando se asentó el polvo, se hizo evidente que lo que había surgido de muchas de esas protestas no era remotamente lo que Occidente, o incluso muchos de los manifestantes, habían anticipado.

Un nuevo gobierno revolucionario en Egipto buscando imponer una constitución islámica, derrocada en un brutal golpe militar dos años después. Un caos de facciones armadas que compiten en Libia peleando por el botín después de que Occidente ayudó a derrocar al presidente Gadaffi. Y en Siria, un descenso a la peor guerra civil del mundo, ya que las predicciones sobre la fuerza de los rebeldes anti Assad respaldados por Occidente resultaron tan míticos como muchos de nosotros siempre pensamos.

Y a través de toda la región, no nos olvidemos, lo que acompañó todo este período de inestabilidad fue la creación de espacios sin gobierno, que permitieron a Daesh extenderse desde su base en Iraq y extender el terror y campos de entrenamiento en Medio Oriente y África del Norte.

Por supuesto, es imposible saber cuál sería el resultado si las recientes protestas en Irán se reanudaran, intensificaran y se convirtieran en un verdadero desafío a la autoridad del régimen iraní. ¿Acabaríamos con una historia de éxito relativo como Túnez? ¿O con el régimen aumentando su represión para sobrevivir, como sucedió en Bahréin? ¿O una sacudida de una revolución a otra, pero sin una mejora real en los derechos democráticos o humanos, como sucedió en Egipto? ¿O simplemente caerá en el caos y la guerra civil y en un nuevo espacio no gobernado para los terroristas yihadistas, como hemos visto trágicamente en Libia y Siria?

El punto es que simplemente no lo sabemos, y si la historia reciente nos ha enseñado una cosa, no menos importante en Iraq, es la locura de no pensar y planificar las consecuencias en situaciones como esta.

Por lo tanto, sería fácil decir: demos nuestro apoyo a las protestas iraníes, incluso si no comprendemos del todo cuáles son; sigamos con el derrocamiento del régimen iraní, incluso si no sabemos qué lo reemplazaría; y en cuanto al futuro, supongamos que todo saldrá bien. Sí, eso sería muy fácil y, probablemente, bastante popular, pero también sería totalmente imprudente e irresponsable.

Cuando se trata de política exterior, siempre estaré del lado de la paz, el diálogo político, la democracia, la libertad, el empoderamiento de las mujeres y los derechos humanos. Eso es lo que quiero ver en Irán y en todas partes, y ahora es claramente necesario en Irán más que nunca, restaurar la promesa y el progreso que ofrece el acuerdo nuclear de 2015.

Sin embargo, no estoy dispuesta a complacerme en las ilusiones y los supuestos heroicos que dicen que perseguir el cambio de régimen en Irán generará automáticamente esos resultados. Nos prometieron lo mismo sobre Irak, Egipto, Libia y Siria, pero en lugar de aprender las lecciones de lo que realmente sucedió en esas situaciones, algunas personas quieren seguir repitiendo los mismos errores.

Para mí, esa no es la política exterior sensata, cautelosa y reflexiva que nuestro país necesita y, cuando vemos el inmenso sufrimiento que se ha causado en otras partes como resultado de intervenciones occidentales mal planificadas, tampoco creo que pueda describirse como particularmente fundamentada.

Como siempre, por favor déjenme escuchar sus pensamientos.

Mis mejores deseos y Feliz Año Nuevo,

Emily ”

Traducido del inglés por Alejandra Llano

Categorías: Derechos Humanos, Medio Oriente
Tags: ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


App Pressenza

App Pressenza

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.