Paseando por Alexander Platz

07.10.2016 - Berlín, Alemania - Gerardo Femina

Este artículo también está disponible en: Italiano

Paseando por Alexander Platz

Terminado el Congreso Mundial del International Peace Bureau para la paz, nos permitimos con mi esposa un día de vacaciones y sin preocupaciones por Berlín. Nuestra visita comenzó en Alexander Platz. Una opción que quizá nos sugirió la hermosa canción de Battiato, o que tal vez se dio sólo por casualidad. Es un cuadrado en el este de la ciudad, enorme, grande, lleno de gente y vida. Era justamente la fiesta de la reunificación y por eso no estaban por todas partes los puestos donde se come de pie, que ofrecen sus alimentos y otros productos. La gente sencilla, alegre y con esa sensación de bajo perfil y falta de brillo, la ingenuidad y la dignidad, para mí imposible de definir, que me dan todos los pueblos del Este. Imposible no pensar en los muchos años de la Guerra Fría, en esa pared que dividió a la gente de una misma ciudad, de una misma familia, en ese símbolo triste y preocupante que acompañó mi juventud. Dos grandes potencias se habían repartido el mundo, envolviendo una ciudad en una manta de color gris y tuvieron miedo del absurdo. Pero la vida siguió su curso, la gente que había dejado de amar, de trabajar, de soñar y de tener esperanza, finalmente, derribó la pared.

Paseando así llegamos a la Puerta de Brandenburgo, un símbolo concreto de la ciudad dividida. ¡Qué gran fiesta habrá sido la demolición del muro! Especialmente para los habitantes del Este, qué alegría y esperanza en un mundo mejor, sin cierres ni controles, sino con bienestar y democracia. Pero allí mismo, en estos inmensos espacios típicos de Berlín, justo al lado de la Puerta de Brandenburgo, aquí hay un edificio grande y frío, produce una sensación de violencia metálica: la embajada de los Estados Unidos. No podía creer lo que veía: allí, en el corazón de la ciudad, era el signo del dominio y del control por parte de la potencia extranjera sobre el suelo alemán, recuerdos de la Segunda Guerra Mundial. Un edificio arrogante, una señal de que cuando una superpotencia renunció a su papel, la otra continuó tejiendo su tela y para hundir sus garras en el suelo. Símbolo de que la guerra por el control y el poder en realidad nunca terminó. Un edificio que también desde un punto de vista estético, es una ofensa al paisaje circundante, una monstruosidad, una humillación para el pueblo alemán. Desde esta embajada surgió el espionaje, y continúa haciéndose, a los políticos de toda Europa. Una traición a los pueblos del Este, que teniendo esperanza por una vida mejor, se han encontrado en cambio luchando por poder llegar a fin de mes. Una traición a los que creen, ingenuamente, que Occidente significa la paz, la libertad y la justicia.

Brandeburgo ambasciata USA

Cuando se decide por la reunificación de Alemania se dio garantías claras a Gorbachov que la OTAN nunca se extendería a los países de Europa del Este. Promesa incumplida, nueva traición que condujo el Ejército de los Estados Unidos en las fronteras de Rusia, y el avance del insano proyecto inviable para controlar todo el planeta. Y hoy en día la gente del Este otra vez ha sido violada: la propaganda, similar a la de los nazis, que están utilizando todos los medios de comunicación disponibles, corrompiendo los hombres y las instituciones, crea terror y ve en Rusia al lobo bolchevique que aniquilar. Una nueva guerra, esta vez caliente.

Pero alrededor nuestro había miles de personas animadas, música, vida y felicidad … por lo que continuamos con nuestro paseo sin preocupaciones entre los hermosos mercados, el de las pulgas, uno de los artistas al borde del río. Un sentimiento especial me envolvió. Un vago recuerdo de otra vida, en otros años, cuando tal vez yo era un artista y exponía mis pinturas, quizás en otro tiempo. Una sensación antigua como un soplo suave de aire fresco, una sensación de infinito como si uno fuera mucho más de lo que pensamos. Una indescriptible sensación de que la vida no está ligada a un tiempo y un espacio, que la vida es esencialmente libertad. Por lo que una esperanza y una certeza habitó por un momento en mi corazón, a pesar de los tiempos oscuros en los que nos vemos obligados a vivir. La humanidad se encuentra en el camino hacia nuevos horizontes, donde el otro no es un extraño, un enemigo, algo que debe ser explotado con rapacidad. Nuevos horizontes de sinceridad, verdad, justicia y amor, donde las esperanzas más bellas y profundas no se rinden.

Gracias Berlín.

Categorías: Europa, Opiniones
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


video 10 años de Pressenza

50 anniversario "La Curación del Sufrimiento"

Foro Humanista Latinoamericano

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Europe.Netting

Europe.Netting

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.