La sección de Pressenza Street Art podría ser tan solo un diaporama de las obras efímeras encontradas y fotografiadas en la calle. Solo eso, ya sería interesante.

Sin embargo, nos pareció que eso podría constituir una base de partida para dar paso a una meditación que se apoye en las obras descubiertas.

Veamos entonces de qué se trata. Simplemente se trata de que te des entre 5 y 10 minutos solo para ti, con un desarrollo que puede ser el siguiente (y que enseguida podrás personalizar):

  • Pon esta imagen en pantalla completa en tu computadora,
  • Prepara una lapicera/bolígrafo y una libreta de notas para más tarde,
  • Bebe un vaso de agua, bosteza si lo necesitas, frótate suavemente los ojos,
  • Desconecta tu celular. Cerciórate que nadie te moleste. Haz silencio,
  • Cierra los ojos. Haz algunas respiraciones profundas y suelta el aire muy suavemente. No insistas en la amplitud del flujo (expiración/inspiración) ni en la cantidad. Eso se debe adecuar a ti. Relaja tu mente, relaja tu cuerpo, relaja tu espíritu,
  • Cuando te sientas más relajado/a, abre bien los ojos y mira la obra. ¿Qué atrae tu mirada? Mírala en su integridad y luego de manera detallada.
  • Aprecia su belleza, su originalidad, su forma, sus colores, la presencia de un texto, su dimensión, el lugar donde fue descubierta (la acera, un muro, un techo)…
  • Mira nuevamente la obra, fíjate en cada detalle y hazte una pregunta, la que quieras. Con un poco de ejercitación, surgirán naturalmente,
  • Después de que hayas realizado las preguntas, cierra nuevamente los ojos y mira la foto que memorizaste. Bárrela con la vista, lentamente. Sus detalles, sus colores. ¿Qué sentimientos convoca en ti? ¿Sientes alegría, tristeza, ira, paz o te deja indiferente?
  • Cuando hayas hecho el recorrido de la imagen, abre los ojos y anota en tu libreta los elementos captados, las cosas que te conmovieron, tus sentimientos durante ese momento, ¿cómo estabas?
  • Las preguntas y las respuestas que te surgieron. Anótales cuidadosamente. No excluyas ninguna.
  • Vuelve a hacer este ejercicio varias veces en la semana. Anota siempre después del ejercicio los elementos que te conmovieron. No compares tus anotaciones entre ellas.
  • Al final de la semana, vuelve a leer tus anotaciones cotidianas y haz una pequeña síntesis. Es posible que te lleve a una decisión, como por ejemplo poner más atención a esos lugares en la ciudad donde el arte te está invitando.
  • A fin de mes, retoma tus preguntas y tus respuestas, reagrúpalas por naturaleza y clasifícalas por orden de importancia. Solo retén las 7 primeras. Para elegir y sobre todo para hacer la clasificación final, el método es simple. Vuelve a leer la respuesta y fíjate en la alegría o la fuerza que provocaría en ti en caso de que la retuvieras.

Presentamos aquí algunas “pistas” para meditar, en esta primera obra:

  • Mi mirada distingue 3 elementos, un mensaje, los 3 personajes, las gracias y el pequeño recipiente para recibir el dinero.
  • El mensaje está en inglés. Si no lo entiendo, procuro que me lo expliquen.
  • Los 3 personajillos son bien simpáticos. Observo sus ojos muy abiertos. El niño está con sus compañeros: un gato y un perro. Los tres están detrás de una cerca. Los anima la curiosidad. Es divertido. Las manos del niño y las patas de los animales se agarran de la cerca. Están sorprendidos. La complicidad de los tres mientras miran es llamativa. Hay ternura en sus miradas, hay admiración.
  • Las preguntas que me surgen: ¿Qué están mirando? ¿La vida sin arte, es estúpida? ¿Cómo es que esa afirmación resuena en mí? ¿Estoy de acuerdo con ella? ¿Sí? ¿Tal vez no?, ¿o de ninguna manera? ¿Quizás no le doy demasiada importancia al arte, al arte de la calle, a la calle? ¿Tengo los ojos lo suficientemente abiertos? ¿Seré capaz de maravillarme con las cosas simples? Y yo, ¿qué cerca tendré que entreabrir? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Sobre qué? ¿Sobre quién? ¿Con quién?
  • Las respuestas que traigo, evidentemente, son muy personales.

La lista de preguntas no es limitativa y no será nunca igual entre nosotros, ni tampoco las respuestas. Cada cual tiene su manera de ver, de sentir, de disfrutar estas obras que se proponen y de apreciar la calle. En una misma persona, su sentir también podrá variar de obra en obra.

Si te conmovió esta obra (o una de las que seguirán), puedes hablar de esto con otros a tu alrededor e intercambiar impresiones con amigos en un café. Te sorprenderá la diversidad de preguntas y respuestas que surgen.

Si una obra no te conmueve particularmente, no importa, ya verás que sucede con la siguiente.

¿Te interesa participar en nuestra sección Street Art y mandarnos una imagen? Es muy fácil, envíame un correo a: olivier.waubant@pressenza.com indicando en el asunto Street Art acompañado de la foto en adjunto (pdf), el lugar preciso, el nombre o apellido del autor, eventualmente su foto, y la fecha.

Dentro de unos días saldrá un formulario para facilitar el envío. El artículo de la Street Art (el texto) se traducirá a varios idiomas. De ahí en más, solo las fotos cambiarán. El texto será el mismo para permitir a nuestros lectores “tomar el tren en marcha”. No se sorprendan por eso. Solo se incrementará el número.

Para concluir los invito, siempre que sea posible, a encontrarse con las personas que realizan estas obras, hablar con ellas, contribuir con ellas financieramente y con mayor razón si ustedes fotografían sus obras.

Meditaciones hermosas con Street Art

Olivier W.

Boite-à-craies-225x300