Durante la tarde del lunes 2 de mayo la escuela estatal “Emygdio de Barros” fue tomada por sus alumnos para reclamar sobre la pésima calidad y escasez de alimentos en las escuelas públicas de San Pablo, estado más rico de Brasil. Desde el inicio del año las comidas que eran dadas en los colegios como fideos con pollo o salchicha, ensalada con arroz y frijoles, han sido substituidas por comidas de bajo nivel nutricional como galletitas, barras de cereales y jugos industrializados y, en muchos casos, no se da nada. En la institución Emygdio de Barros los alimentos vienen escaseando desde hace algún tiempo, según afirman los alumnos, y ese lunes la comida que debía alimentar a 900 chicos se acabó en ocho minutos, generando una gran indignación que terminó en la toma de la escuela.

El reclamo por la merienda es central en esta escuela, así como para todo el movimento estudiantil. El gobierno estatal, y más de veinte municípios paulistas, están siendo acusados de sobrefactura en compra de alimentos para las comidas escolares de la red pública. La cooperativa COAF (Cooperativa Orgánica Agrícola Familiar) está siendo apuntada como la responsable por la organización de las sobrefacturaciones y el desvío de dinero para pagar coimas a políticos. Según el Ministério Público del Estado, la cooperativa, firmó contratos de por lo menos 7 millones de reales entre 2014 y 2015 para la compra de alimentos. Parte de ese valor se presume que fue usado para el pago de intermediários y agentes públicos, quienes facilitaron el fraude y las licitaciones para beneficiar a la cooperativa. Desde enero el Ministerio Público y la Polícia Federal investigaron este escándalo en la llamada “Operación Alba Branca”. Esta situación está comprometiendo al gobierno de San Pablo ya que los principales sospechosos de la conocida “Mafia de la merienda” son allegados al gobierno.

fotoemyg

En la escuela Emygdio de Barros otro de los fuertes reclamos es hacia la dirección de la institución. Los jóvenes afirman que las autoridades no dialogan con ellos, ni atienden a sus reividicaciones. Según los estudiantes hubo un intento de agresión por parte de la directora y funcionários, luego de que se decidiera la toma de la escuela en la asamblea. El tema de la merienda es la punta del iceberg de la gran problemática que se está vivendo en la educación púbica en la provincia. Si bien el reclamo del movimento estudiantil, hoy, es principalmente la “Mafia de la merienda” y sus consecuencias, las movilizaciones que se realizaron el año pasado fueron principalmente por la degradación del sistema escolar público llevado a cabo por Geraldo Alckimin (atual gobernador) y por sucesivos gobiernos desde los años 90.

Desde septiembre de 2015 los estudiantes secundarios comenzaron a tener una fuerte visibilidad en la sociedad brasileña debido a las tomas de las escuelas estatales que comenzaron en San Pablo y se propagaron por todo la provincia llegando a otros estados como Goiás, Río de Janeiro, entre otros. En San Pablo la lucha principal fue por la revocación del llamado plan de “Reorganización escolar” que quería implementar su gobernador. Bajo el lema “No cierren mi escuela” fueron tomados más de 100 colegios y fueron realizadas marchas, las cuales sufrieron una brutal represión. Pero, gracias a la insistencia del movimiento secundario, al apoyo de la población y a la inevitable visibilidad del conflicto en los medios de comunicación, lograron revocar el plan que tenía como objetivo cerrar cursos, escuelas y precarizar aún más la educación pública.

Desde enero de este año el movimento secundário viene haciendo marchas y cortes en la calle con la consigna “dónde esta la merienda” y “quién va a encarcelar al ladrón de las meriendas”. Dado que las autoridades no han dado respuesta a este reclamo, el movimento estudiantil decidió tomar el pasado 28 de abril la central administrativa de las Etecs (Escuelas Técnicas) “Paula Souza”, pero el pasado viernes 6 de mayo durante la madrugada, fue brutalmente desalojados por la Tropa de Choque de la Policia Militar. También el 3 de mayo cerca de 70 estudiantes tomaron durante 3 días el plenario “Juscelino Kubitscheken” de la asamblea legislativa del estado de San Pablo exigiendo la investigación de la mafia de la merienda. En simultáneo fueron tomadas catorce Etecs más y la Secretaría Regional de la zona oeste de la ciudad.

Emygdio de Barros, construyendo “la escuela que queremos”

fotoemyg2

En el contexto anteriormente citado la escuela pública Emydgio de Barros, ubicada en el barrio de Bomfigloli, zona oeste de la ciudad, organizó un primer congreso en marzo de este año, bajo el lema “La escuela que queremos”. En ese congreso los estudiantes concluyeron de que tienen un objetivo en común: construir la escuela que quieren. Al congreso fue invitada toda la comunidad educativa como funcionarios, profesores, directivos, alumnos asi como padres y las personas de la comunidad. Entre los cambios que se quieren llevar a cabo en la escuela se encuentra principalmente la calidad educativa. Discutieron temas centrales como la utilización de todos los espacios en la escuela, ya que muchos quedan cerrados. También hablaron sobre el aumento de la seguridad, el fin de la persecución a los estudiantes que tomaron la escuela el año pasado, que según algunos alumnos son tratados como delincuentes. En ese congreso también comenzaron con la construcción de un “gremio libre” organizado por los estudiantes donde participan los que quieren, sin representantes.

Otros de los temas debatidos fue la importanca del movimiento feminista, la política, la situación del plan de “Reorganización Escolar”, la homofobia y el autoritarimo que se vive en su escuela. Varios alumnos afirman sentirse muy molestos cuando no son escuchados por los profesores o por las autoridades que no dejan que opinen ni que reclamen por sus derechos.

Piensan que es imprescindible avanzar en la ocupación de los espacios que les pertenecen, como la escuela, haciendo de ella un espacio para desarrollar la autonomía de las personas. Les gustaría además que la escuela enseñara a desarrollar “las inteligencias” como la emocional o la artística, y no solamente la intelectual. Sienten que la escuela hoy es cuadrada, militar y que enseña a obedecer y no a pensar. No creen que solo se aprende cuando tienen clases. Sienten que muchas veces aprenden cuando se sientan tranquilos a leer con sus libros o cuadernos o cuando intercambian sobre sus pensamientos e ideas con sus compañeros. Un alumno afirma “podemos aprender, no somos burros, conseguimos parar y pensar solos, no necesitamos que nadie nos este mandando”. Sienten que la escuela no enseña a tener autonomía y consideran a la educación como un “todo” que se construye no solo siguiendo un modelo.

El congreso finalizó con varias actividades y propuestas, que fueron desarrolladas estos últimos meses hasta terminar en una nueva toma de la escuela.

Recordemos que el año pasado esta escuela fue una de las tomadas por los alumnos, los cuales tuvieron una gran participación en la marchas y en las atividades organizadas. En esta institución la reoganizacion escolar afectaría a los alumnos de la primaria, ya que serían transladados a otros colegios de ser aprobada la reorganización. Los alumnos de secundarios al saber de esta situación decidieron tomar la escuela, ya que para ellos su lucha es solidara, y como dice una de las estudiantes de 15 años: “no pensamos que porque no me afecta entonces no tomo la escuela, fue por solidaridad con los más pequeños”. Por otro lado sabían que el plan de reorganización tenía de trasfondo la precarización la educación pública. Por eso en ese momento el movimento secundario llamó a la unificación como un “todo”, donde todos los sectores y reclamos son contemplados en su movimiento. Siguiendo esta acción solidaria aseguran que tomaron la escuela también para apoyar a las otras escuelas tomadas y así unificar la lucha. Uno de ellos nos comentó que los medios de comunicación durante la toma del año pasado distorsionaban todo y que las redes sociales fueron muy importante para hacer circular la información verdadera.

Pero la situacion de precareidad continuó mas allá de haber conseguido la revocación del plan de reorganización escolar. Dentro de esta escuela seguían pasando las mismas cosas de siempre. Ellos afirman “las revindicaciones son la mejoría de la calidad en la educación, la inversión y el fin de la reorganización escolar por detrás”. Comentaron para la reportera que la “Reoganización Escolar” está siendo llevada a cabo de manera encubierta por parte del gobierno, ya que están cerrando cursos y no tienen clases. Una de las alumnas afirma que “ya fueron cerrados unos 1600 cursos en las escuelas de San Pablo y eso no sale en ningún medio de comunicación”.

Las nuevas formas

emygdy

La descentralizaición, la autonomía, la horizontalidad, los métodos no-violentos de lucha, la rotación en las funciones, la participación flexible y directa, el consenso, el interés por un objetivo común son algunas de las nuevas formas de organización y lucha adoptadas por los estudiantes quienes no quieren ser representados, ni ser representantes de nadie. Pareciera que esta lucha por algo común les da fuerza. No temen, son fuertes, solidarios y creativos.

Durante las tomas en las escuelas se organizaron con funciones rotativas. Así un día un alumno era portavoz, otro día ese mismo estaba en la cocina, otro día lavaba el baño y de este modo todos participaban de la construcción de todo.

Remarcan que las ocupaciones fueron y son llevadas a cabo a través del movimento secundario que no obedece a ningún partido, corriente, sindicato o gremio. Durante las tomas armaron lo que denominaron “Comando de las ocupaciones” donde participaban dos alumnos, de manera rotativa de cada escuela ocupada y decidían si hacían actos, cortes de calle e intercambiaban sobre como ayudarse mutuamente. Aún el comando existe y, como las escuelas están volviendo a ocuparse, existe el “sub-comando de las ocupaciones” pero ahora descentralizado, organizado regionalmente. La forma de decidir es por votación directa en las asambles, todos proponen y votan. Es un movimento horizontal sin representantes, todos tienen voz y voto.

Seguiremos atentos observando cómo continúa la lucha de estos “pequeños grandes” que viene inspirando a colectivos, movimento, partidos, corrientes pedagógicas, jóvenes, adultos, profesores y muchos más.