Por La Garganta Poderosa

Como ensayo general para la farsa actual, el alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, recibió a más de 800 intelectuales de las académicas Ciencias Sociales que se congregaron a nombre de la paz y del “proceso de integración”, junto a Lula, Pepe Mujica y Baltazar Garzón. Pero antes, escondió a miles de habitantes de calle adentro de un gran galpón y, apenas 24 horas después, recargó otra vez a sus militares y paramilitares para avanzar sobre los barrios populares, disparando nuevas amenazas contra 182 familias que siguen apresadas en sus propias casas. Y de no frenar su coartada antes de esta madrugada, los vecinos del Barrio Oasis perderán sus techos, como corolario de haber perdido todos sus derechos en manos de esa hipocresía que crece cada día con traje de impunidad o con lenguaje de universidad, disfrazando cipayos sin ninguna zozobra. ¡Basta de ensayos! Manos a la obra.