Alex Zanotelli es un sacerdote y misionero Comboniano, fundador de distintos movimientos que promueven la paz y la justicia solidaria . También es promotor de la Arena de Paz y Desarme que se celebrará el próximo 25 de abril en Verona y que reunirá al movimiento pacifista y no violento, laico y religioso, de solidaridad y voluntariado, para una jornada de resistencia y liberación. Pressenza es parte de los promotores y media partner de la Arena.

El 25 de Abril es la Arena de Verona para la Paz y el Desarme. No parece que estos sean los temas de la agenda politica nacional e internacional. ¿ Por qué para nosotros son tan importantes?

Sì, es verdad, los temas de la Paz y el Desarme no están en el orden del día a nivel nacional ni internacional. Al contrario, en el orden del día están el rearme y la guerra. Y esto es consecuencia del mal orden del mundo; un mundo donde el 20% de la población consume el 86% de los recursos mundiales. Para que esto sea posible es necesario que el 20% de la población mundial se arme hasta los dientes (1.752 millones de dólares de gastos militares en el 2012). Las guerras son cada vez más crueles y feroces. Por lo tanto, para nosotros va a ser importante poder hablar de desarme, poder hablar de paz.

En los últimos tiempos, la paz parece contaminada de oportunismo y guerras humanitarias, utilizadas como excusas para imponerse por la fuerza, ¿cómo interpretas esta contaminación?

Es verdad. Hoy, el lenguaje de la paz está verdaderamente contaminado. Se habla de » guerra humanitaria», de «misiones de paz», de guerras en contra las dictaduras para exportar nuestra democracia. Es precisamente la mistificación de la palabra «paz». La mentira se ha transformado en verdad.

¿ Qué puede hacer cada uno de nosostros, día tras día, para alimentar la paz, el desarme y la no violencia?

La paz llegará si cada uno de nosotros se compromete cada día a construirla en su vida cotidiana. En primer lugar, en las relaciones interpersonales, la familia, el propio barrio, el diálogo, el perdón recíproco. Luego, en el compromiso en promover la cultura de la no violencia activa y de estilos nuevos de vida. Por último, promoviendo la cultura de la paz y rechazando la vía de las armas y de la guerra.

Traducción del italiano de Gabriella Auriemma