El Partido Humanista repudia la condena y encarcelamiento de Fernando Esteche (de la agrupación Quebracho), por considerárselo “autor intelectual” de algunos daños a un local partidario del ex gobernador neuquino Jorge Sobisch, en abril de 2007, durante las protestas por el asesinato del maestro Carlos Fuentealba.

Por otro lado, el fallo de la Corte Suprema de Justicia confirmando la condena a Esteche abre la puerta a la judicialización de la protesta social y a la aplicación de penas de prisión efectiva a ciudadanos aunque no cometan delitos sino simples contravenciones municipales.

El PH repudia también a jueces, políticos y ciertos periodistas que hacen la vista gorda sobre los crímenes de la derecha mientras exageran y se ensañan con los ocasionales errores de las organizaciones populares.

El PH llama la atención sobre la seguidilla de hechos que atentan no sólo contra el gobierno nacional sino contra el sistema democrático vigente en nuestro país. Fugas de presos, asesinatos de policías, ocultamiento de cosechas, saqueos, aumentos de precios de alimentos básicos como la harina, todo ello tiene el objetivo de establecer un régimen autoritario en lo político y neoliberal en lo económico.

Por último, el Partido Humanista destaca la vigencia de sus Bases de Acción Política (1984), particularmente estos dos puntos:

«El Partido considera al sufrimiento del pueblo como un hecho producido por la violencia económica.»

«El Partido señala a los monopolios económicos y financieros como factores de dependencia y de desinteligencia entre las fuerzas productivas de cada país.»